Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Montero analiza la influencia del exilio como "condición vital" en la obra de Alberti

El exilio marcó decisivamente el rumbo de Rafael Alberti. No sólo como realidad política, sino también como "condición vital" en su obra literaria. Es la opinión del escritor granadino Luis García Montero, quien dirige el curso titulado La palabra viva de Rafael Alberti en la sede de Baeza (Jaén) de la Universidad Internacional de Andalucía. Destacados poetas contemporáneos desfilarán por este curso que no es más que un homenaje de la poesía española y andaluza a uno de los más grandes exponentes de la Generación del 27.

La poesía política, el neopopularismo, el exilio o la época romana del poeta gaditano son algunos de los temas que centran los debates de este curso que se prolongará hasta el próximo viernes en la sede universitaria de Baeza. Más allá de su componente teórico, el principal atractivo del curso es la participación de cinco poetas, que representan a cinco generaciones diferentes de poetas del último siglo, que recitarán poemas y hablarán de su vinculación con Alberti.Ayer le tocó el turno al poeta cordobés Pablo García Baena, Premio Príncipe de Asturias en 1984 y uno de los fundadores y directores de la revista Cántico, quien recitó algunos de los sonetos más destacados de la obra de Alberti. En los próximos días harán lo mismo José Manuel Caballero Bonald, Luis Antonio de Villena, María Angeles Mora y Luis Muñoz.

Luis García Montero se refería ayer a la influencia del exilio en la obra del escritor de El Puerto de Santa María. "Alberti fue un poeta nostálgico, un nómada itinerante, y en su obra siempre estaba presente el recuerdo a la tierra perdida". A su juicio, el poeta gaditano se enfrentó al exilio desde una doble perspectiva: por un lado, "construyendo paraísos artificiales", como queda patente en su obra Retornos de lo vivo lejano (1952) y, de otro lado, abordando el exilio como una manera de afrontar su compromiso político, algo que, según García Montero, "nunca abandonó Alberti".

García Montero entiende que la enorme influencia de Alberti en la poesía española sólo se explica por su condición de poeta "lleno de matices". Así, añadió que al mismo tiempo reunía elementos tan dispares como ser un "poeta de la calle, surrealista y de meditación". También se refirió al "poder del lenguaje" del autor de Marinero en Tierra. García Montero, cuya última publicación es el libro de poesía Completamente Viernes, destacó el buen momento por el que atraviesa la poesía española.

El curso sobre la figura de Alberti lo abrió Andrés Soria Olmeo, catedrático de Literatura, titular de la cátedra García Lorca de Granada, quien habló del papel de Alberti dentro de la Generación del 27 y del reencuentro de su generación con Góngora.

Olmedo se refirió también a la otra pasión de Alberti, la pintura, y de la exposición que quedó expuesta en la Residencia de Estudiantes a partir de la colección de obras regaladas por sus amigos al poeta García Lorca. A partir de hoy está previsto que intervengan en este cónclave sobre la figura de Alberti, Ricardo Senabre, de la Universidad de Salamanca, que hablará sobre la crisis surrealista; Antonio Jiménez Millán, de la Universidad de Málaga, que expondrá la poesía política de Alberti, o Juan Carlos Rodríguez Gómez, de la Universidad de Granada, cuya ponencia disertará sobre la poesía del regreso.

Como actividad paralela al curso sobre Alberti hoy se representa en el Teatro Montemar de Baeza el espectáculo Noche entre dos labios (la música de la poesía), título recogido del primer verso de un poema del artista Antonio Carvajal en el que se van a recitar poemas de autores andaluces contemporáneos como José Antonio Muñoz Rojas, Caballero Bonald, Manuel Ruiz Amezcua y Luis García Montero. Se trata de un montaje dirigido por el músico Jesús Barroso y al que le pone voz la actriz Mariló Seco.

Trabajo lento

Presentado en el Festival de Itálica de este año, este espectáculo es el resultado de un trabajo lento, de más de tres años, que Jesús Barroso ha realizado para poner música a poemas de artistas andaluces. Los textos abarcan temas tan diferentes como el amor, la vida, la muerte o la búsqueda de pensamientos. En el espectáculo participan los músicos Rubén Díez de la Cortina, flauta travesera; Mangu, violín, mandolina y bajo; Mariló Seco, percusión, y Rafael Álvarez, acordeón.El curso sobre la semblanza de Alberti es uno de los cuatro que la sede Antonio Machado de Baeza, de la Universidad Internacional de Andalucía (Unia), celebra en su última semana. La programación se completa con el que aborda La ingeniería ambiental, que dirige Juan José Rodríguez Jiménez, catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid; otro sobre Producción y comercio del aceite de oliva, que dirige Javier Calatrava Requena, del Departamento de Economía Agraria de la Consejería de Agricultura, y, por último, Los tributos cedidos, un curso que coordina el catedrático de Derecho Tributario de la Universidad de Sevilla Francisco Escribano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de septiembre de 2000

Más información

  • El escritor granadino dirige un curso que rinde homenaje al poeta de la Generación del 27