El ozono contaminante supera el umbral de aviso en Alcobendas y Alcalá de Henares

Alcobendas y Alcalá de Henares sobrepasaron ayer, durante una hora, los niveles de ozono troposférico en el aire a partir de los cuales debe avisarse a la población: 180 microgramos por metro cúbico. Este tipo de ozono, presente en la capa más baja de la atmósfera y nocivo para la salud, se forma por la combinación de óxidos de nitrógeno y alta radiación solar. Los ecologistas achacaron ayer a las altas temperaturas de los últimos días y al aumento del tráfico tras las vacaciones este episodio "atípico" en septiembre. El PSOE pidió "respuestas" a las instituciones.

Más información
FOTO SIN TITULO

Calor y coches

Según un real decreto de 1995, las autoridades deben avisar a la población cuando la presencia de ozono troposférico supera los 180 microgramos por metro cúbico de aire. Esa concentración es ya nociva para la salud de la población sensible: niños, ancianos y personas con problemas respiratorios deben evitar el ejercicio intenso al aire libre. Pero sólo a partir de los 360 microgramos por metro cúbico toda la población está amenazada y las instituciones deben poner en marcha sus mecanismos de alerta. Ayer, Alcobendas registró, entre las 14.00 y las 15.00, 189 microgramos, mientras que en Alcalá de Henares se detectaron 184 microgramos entre las 17.00 y las 18.00.Juan García, portavoz de Ecologistas en Acción, señaló que ambos episodios son "inusuales" en este mes, sobre todo teniendo en cuenta que durante el verano, la época que mayor concentración de ozono registra (por la alta radiación solar), sólo se han superado los 180 microgramos por metro cúbico en tres ocasiones -frente a las 69 del verano pasado-: dos en Coslada y una en Torrejón de Ardoz. Ambas, el 24 de junio. El ozono troposférico se forma al mezclarse la radiación solar con óxidos de nitrógeno, contaminantes emitidos generalmente por coches e industrias de combustión.

El verano, por tanto, ha sido "atípico". Y los niveles registrados ayer en Alcobendas y Alcalá, también. García los atribuyó a las altas temperaturas de los últimos días, a la ausencia de lluvias desde hace tres meses y a la vuelta de los automovilistas de sus vacaciones: hay más contaminación y mucha radiación solar, lo que favorece la formación de este gas nocivo.El portavoz de la asociación ecologista advirtió, eso sí, de que similares niveles de ozono en aire podrían registrarse de nuevo en los próximos días no sólo en Alcalá de Henares y Alcobendas, municipios "propicios" a sufrir este tipo de contaminación por estar situados "en la corona metropolitana, donde se acumula gran cantidad" de óxidos de nitrógeno, sino también en otras localidades, como San Sebastián de los Reyes y Coslada.

Los municipios de la corona metropolitana fueron el verano pasado los que mayores niveles de ozono troposférico tuvieron que afrontar. Esto desató una polémica que aún perdura: en estas localidades se opina que el tráfico de la capital produce unos contaminantes que luego son transportados por el viento hacia los municipios vecinos. Allí, con una atmósfera más limpia que deja pasar mejor los rayos solares, se forma, argumentan, el tóxico ozono.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A favor de un mayor control del tráfico capitalino y de "respuestas inminentes" por parte de las instituciones madrileñas se pronunció ayer Cristina Narbona, portavoz adjunta del PSOE-Progresistas en el Ayuntamiento de la capital y presidenta de la comisión de medio ambiente en la Federación de Municipios de Madrid. "En otras ciudades, como París, ante un incremento del ozono las autoridades llevan a cabo una restricción inminente del tráfico", aseguró Narbona, que pidió también ampliar el apoyo al transporte público más allá del Día sin Coches (que se celebrará el próximo 22 de septiembre).

La Comunidad informó de la bajada del ozono hasta "niveles normales" a partir de las 19.00, tras la caída del sol.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS