Accionistas de Terra Mítica cuestionan la gestión del director general del parque temático

La dimisión del director de operaciones de Terra Mítica, John Fitzgerald, ha puesto de manifiesto las discrepancias internas en el equipo directivo del parque temático de Benidorm, a las que parte de los accionistas privados del complejo de ocio no son ajenos. Superada la fase de construcción, lanzamiento y apertura de las instalaciones, los socios abogan por una dirección "más profesional y empresarial", y por ende desligada del poder político. La gestión del actual director general de la sociedad, Miguel Navarro, se cuestiona a diversos niveles.

Fuga de agua

Terra Mítica intentó ayer evitar trasladar una imagen de crisis interna en su equipo directivo. Las razones que han llevado a John Fitzgerald a presentar su dimisión son una incógnita. El ya ex director de operaciones del parque, y uno de sus fichajes más sonados por su experiencia en la dirección del parque europeo de la multinacional Warner en la localidad alemana de Bottrop, abandona el proyecto un mes escaso después de su puesta en marcha. Mientras unas fuentes aseguran que se trata de una consecuencia directa de las discrepancias que mantenía con el director general del complejo, Miguel Navarro, la versión oficial del parque, conocida ayer, indica que Fitzgerald fue contratado para poner en marcha el parque, "y una vez alcanzado el ritmo normal de funcionamiento ha llegado a un acuerdo para dejar el puesto". Se trataría, según un portavoz de Terra Mítica, de una salida "amistosa" que permitiría al experto acometer otros retos profesionales.La Generalitat, uno de los principales accionistas e impulsora del complejo de ocio, se limita a asumir la versión oficial sobre la dimisión de John Fitzgerald, pero la preocupación se extiende entre los accionistas privados, que esperan la convocatoria de la comisión ejecutiva y el consejo de administración de Terra Mítica para analizar la situación y evaluar el alcance de la inesperada baja.

Algunos socios privados cuestionan desde hace tiempo la gestión de Miguel Navarro en la dirección general, y una vez abiertas las puertas reclaman una orientación "más profesional y empresarial" del complejo para rentabilizar la inversión. Se trataría del primero y sutil mensaje dirigido a la Generalitat para que cumpla su compromiso de abandonar progresivamente el tutelaje que ejerce sobre el proyecto.

Terra Mítica descarta más dimisiones en su equipo directivo

Por otra parte, la Colla Muntanyenca de El Campello denunció ayer una fuga de agua que, según asegura, se detectó hace unos días en la canalización de agua desde Rabasa hasta el pantano del Amadorio, que abastece al parque temático. En abril se produjo una avería similar, por lo que la Colla reclama un óptimo mantenimiento de las instalaciones, que considera "irregulares".El Grupo Ecologista Xoriguer, por su parte, hizo pública ayer su preocupación por la anunciada construcción de un campo de golf junto a Terra Mítica sobre una parcela rica en vegetación, de alto valor ecológico y con varios yacimientos arqueológicos en su interior. Los conservacionistas aseguran que el parque dispara la especulación urbanística.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 01 de septiembre de 2000.