Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANA ISABEL ZARZUELA

"El tópico del valenciano que no protesta es cierto"

Practica cualquier deporte de riesgo sin pestañear, pero le teme al tenis desde que se fracturó un tobillo. Después de una década al frente de la Unión de Consumidores (UCE) en la Comunidad Valenciana, Ana Isabel Zarzuela (Pozorrubio, Cuenca, 1965) se siente el "Pepito Grillo de las rebajas".Pregunta. ¿Qué recomendaciones hizo a los allegados que participaron en su lista de bodas [se casó a principios de julio]?

Respuesta. (Risas). Ninguna, que elijan en función del presupuesto de cada uno. Hicimos la lista porque hay gente a la que le gusta ir más dirigida a la hora de comprar.

P. ¿Cómo han cambiado los hábitos de consumo de los valencianos en la década que lleva al frente de la UCE?

R. Ha aumentado la cultura del ciudadano como consumidor, sobre todo en el sector bancario. Cualquier persona que va a pedir un préstamo hipotecario sigue nuestros consejos y compara las ofertas.

P. ¿La gente consume de forma más compulsiva al tener más poder adquisitivo?

R. No, la mayoría medita sus compras.

P. ¿Cuáles son las reclamaciones más importantes que ha atendido?

R. La del contagio masivo de hepatitis, la negación de ayudas a las viviendas de precio tasado, la revisión de valores catastrales en viviendas protegidas y la modificación de Iberdrola de la potencia contratada.

P. ¿Es cierto el tópico del valenciano meninfot que no protesta?

R. Sí, porque el corte de suministro de agua lo sufrieron miles de vecinos de Valencia y sólo hemos recogido 400 reclamaciones. Al final, si la compañía no nota el corte en su cuenta de resultados no le importará efectuar otro corte cuando lo necesite dentro de un año. Sabemos que la gente tiene poco tiempo libre para ir a reclamar, pero deberían movilizarse más porque cuando uno reclama beneficia a todos.

P. ¿Hay temas donde la gente es más reticente a reclamar?

R. Sí, en temas sanitarios, porque tienen miedo a actuar contra el médico que tiene que intervenirles y habla en un lenguaje que no comprenden.

P. ¿Cuáles son las reclamaciones más curiosas que ha atendido en estos años?

R. Recuerdo a unos que reclamaron porque los preservativos repartidos en una campaña se rompían, a un hombre que vino a reclamar con un cubata en el bolsillo porque la bebida no tenía el nivel que había pagado, o a una mujer que nos dibujó en la mesa del despacho el plano de una tubería.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de agosto de 2000