Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fox mantendrá el cambio flexible del peso con el dólar y aumentará las privatizaciones

El nuevo Gobierno de México, que asume el 1 de diciembre, mantendrá la flexibilidad en el cambio del peso con el dólar, impulsará la reforma fiscal y una mayor entrada de capital privado en los sectores eléctrico y petroquímico, y prepara el Plan Nacional de Desarrollo, que contendrá medidas susceptibles de ser notadas por el bolsillo de los mexicanos, mayoritariamente ajenos a los beneficios del crecimiento. El presidente electo, Vicente Fox, no podrá acometer las reformas con la celeridad deseada al no disponer de mayoría en el Congreso salido de las elecciones del pasado día 2 de julio.

Inversión extranjera

Contrariamente a las recurrentes crisis de los anteriores relevos de gobierno, en esta ocasión "no hay indicios de crisis. Las probabilidades son mínimas", declararon ayer Eduardo Sojo, que fue consultor de la ONU, y Luis Ernesto Derbez, ex funcionario del Banco Mundial en Chile, Centroamérica, África e India, los ministros de economía de Fox en la transferencia de poderes. La catástrofe financiera padecida a las dos semanas de que Ernesto Zedillo tomara posesión del cargo (diciembre 1994-diciembre 2000), en sustitución de Carlos Salinas de Gortari (1988-94), causó bancarrotas en cadena y fue necesario la ejecución de un rescate bancario que absorbió más de 65.000 millones de dólares y cuyas consecuencias aún se pagan.El equipo de Fox pretende ampliar el marco legal vigente y una profundización de la presencia del capital privado, nacional o extranjero, en el sector eléctrico porque el crecimiento promedio del PIB en los últimos años, cinco puntos, y el ambicionado dentro de tres o cuatro ejercicios, siete puntos, exige una mayor generación de energía. Privatizar todo el sector parece, de momento, difícil a juzgar por las resistencias observadas en la izquierda, sindicatos, y sectores del gobernante Partido Revolucionario Institucional, que el día 2 perdió la presidencia del Gobierno.

De momento, el equipo entrante recaba información sobre el estado de las grandes cuentas, de los compromisos financieros y del grado de desarrollo de los programas de apoyo a la pequeña y mediana empresa. Con este objetivo, el presidente electo y sus dos asesores económicos se reunieron ayer con el ministro de Hacienda, José Ángel Gurría. El equipo de Coordinación asumió las responsabilidades en el análisis de la reforma fiscal, eléctrica y petroquímica, financiera y la atención a inversionistas y organismos multilaterales durante la transición.

Fox, cuya trayectoria y visión empresarial determinará buena parte de sus acciones de gobierno, no ha ocultado que aceptaría que el control de la inversión extranjera en el sector petroquímico, en estado calamitoso, pase del 49% actual al 51%, para animar su entrada. Es previsible que ese y otros proyectos vayan acompañadas por denuncias de vende patrias. Los escuchó cuando, en la campaña electoral, se insinuó favorable a la entrada de capital privado en Pemex (Petróleos Mexicanos). Debió echar marcha atrás, edulcorando la propuesta, porque el petróleo es sagrado y dogma nacional para la izquierda y los sindicatos. De momento, las pretensiones del equipo de la transición son moderadas. Primero se efectuará una proyección del cierre de las finanzas públicas para el año 2000, la definición de los criterios generales de política económica para 2001, y un cálculo de los ingresos del sector público y el nivel de gasto neto. Luego, se incorporarán las prioridades del nuevo Gobierno que tienen impacto en la partida de gastos del presupuesto: un Instituto de Educación Permanente, un Sistema Nacional de Becas y el Programa de Microcrédito.El bienestar, y el salario de los mexicanos, a la baja desde hace 18 años, deberán esperar un tiempo para observar una mejoría. Todo dependerá del éxito de los diez ejes fundamentales del gobierno de Fox (2001-2006): Estabilidad económica, Crecimiento y Empleo, Combate a la Pobreza y Desarrollo Regional, Educación, Estado de derecho y Seguridad, Transparencia y Rendición de Cuentas, Separación de Poderes y Federalismo, Medio Ambiente, Modernización de la Administración Pública, y Participación de la Sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000

Más información

  • A diferencia de anteriores relevos, el nuevo Gobierno tomará posesión sin crisis económica