Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Richard Long muestra las obras surgidas de su visión de la naturaleza

El Guggenheim presenta tres piezas

Richard Long (Bristol, 1945) ha hecho de la naturaleza la protagonista de su obra, pero advierte que no es un ecologista. "Soy un artista, el arte es más importante que la política", precisa. "Mi arte es mi relación con la naturaleza; con el tiempo y la distancia que recorro caminando, con las piedras, el agua y el barro". Con esos elementos ha creado las tres obras, representativas de su trabajo de los últimos 20 años, que muestra en el Museo Guggenheim de Bilbao.

Escrito sobre la pared

Richard Long es un hombre alto y enjuto, de pobladas cejas canas. Y con un físico en forma para enfrentarse a caminatas de centenares de kilómetros, lo mismo siguiendo el curso de un río en Irlanda que atravesando un valle en Nepal. "Andar es arte", ha sido su divisa. Caminando por el campo, empezó a crear sus primeras obras: simplemente pisoteaba un caminito en la hierba fresca o marcaba el paisaje con círculos de piedra. "Caminar en la naturaleza es como hacer una obra de arte de 800 kilómetros de largo", asegura.A finales de los sesenta comenzó a crear piezas para galerías y museos, y acompañar sus obras con mapas de los lugares que recorre y fotografías de los paisajes. "Actuar en la naturaleza y exponer en museos es complementario", defiende Long. "El arte puede estar en cualquier sitio y durar un segundo o mil años. Así que uso todas las posibilidades en mi trabajo: público, privado, visible o invisible".

El Guggenheim dedica desde el pasado mes de junio una sala a la obra de Long, en la que se han reunido tres piezas, dos de ellas creadas específicamente para ocupar ese espacio. Es una pequeña muestra de sus principales líneas de trabajo en los últimos años. Son sus referencias más identificables: las esculturas formadas con trozos de piedras, los murales creados con manchas de barro y los textos. Se trata de Círculo de Bilbao, en la que ha formado esa figura con trozos de pizarra y de un dibujo mural de barro, Arco mural del río Avon, el de mayor tamaño de los realizados hasta ahora por el artista.

La muestra del trabajo de Long se complementa con un texto escrito sobre la pared, un ejemplo de las obras que crea desde principios de los años ochenta. En este caso es Líneas de agua (desde la costa atlántica hasta la costa mediterránea), una obra conceptual que muestra un par de frases alusivas al viaje de Long a través de la península Ibérica, partiendo del extremo occidental de Portugal hasta cubrir casi 900 kilómetros en 20 días y medio, según dice el propio texto. Las líneas que dieron título al texto estaban formadas por el agua que caía de la botella del andarín. "Las tres obras son complementarias. El texto debe encajar en la imaginación para recrear una historia en otro tiempo y otro lugar, mientras que el barro en la pared y la piedra en el suelo son reales", dice su autor.Rechaza que sea un ecologista.Long entiende que su tarea está por encima de las reivindicaciones concretas. "Mi trabajo es una celebración de la naturaleza, un homenaje a esos paisajes y a la materia", precisa. "Es el resultado de mi compromiso con el mundo, una relación totalmente física con los elementos naturales. Yo descubro en el medio ambiente un potencial artístico que me permite expandir los límites de la escultura".

La piedra, el agua y el barro son los elementos que se repiten en su obra. Le gustan, simplemente, porque es "de lo que está hecho el mundo", igual que le fascinan los círculos y las líneas rectas "porque son universales", y no presta atención a los elementos creados por el hombre.

Long lleva toda su vida volcado en la naturaleza, pero defiende las convenciones sociales. Ayer visitó el Guggenheim para presentar su obra a un reducido grupo de invitados. Ex alumno de la prestigiosa St. Martin's School of Art,de Londres, sabe obtener lo mejor del arte institucional y la vida mundana. "Siempre me he movido en los ambientes artísticos y sé que el arte necesita un contexto: los museos, las galerías y los catálogos. También debes comunicar lo que haces".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000