Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ONCOLOGÍA Análisis del ADN vírico en el frotis vaginal

La cantidad de virus del papiloma predice el cáncer de cuello de útero

Dos estudios publicados en la revista The Lancet indican que la cantidad del virus del papiloma humano (HPV, en sus siglas en inglés) detectada en un frotis vaginal permite predecir el riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero. Con el análisis de la cantidad de ADN del virus es posible estimar el riesgo de padecer este tumor en una fase en la que los actuales métodos no aportan información.

La infección con ciertos tipos de papiloma, algo habitual entre las mujeres jóvenes, aumenta el riesgo de cáncer cervical. Sin embargo, menos del 1% de las mujeres infectadas por los tipos de HPV que han sido relacionados con el cáncer de cuello de útero acaban desarrollando la enfermedad.El estudio, dirigido por Agnetha Josefsson, de la Universidad de Uppsala (Suecia), ha demostrado que la cantidad de ADN de HPV sirve para predecir el desarrollo de cáncer cervical. Para ello, el equipo de investigadores calculó la cantidad de ADN de un tipo de virus (el HPV 16) en 478 mujeres con cáncer cervical, así como en 608 mujeres libres de cáncer que sirvieron de grupo control. Los investigadores estudiaron múltiples frotis vaginales de cada mujer, tomados a lo largo de hasta 26 años, que presentaban una citología normal hasta la aparición de cáncer cervical.

El estudio refleja que el riesgo de cáncer cervical aumenta con la cantidad de ADN del HPV 16. El análisis del primer frotis de cada mujer, recogido por término medio ocho años antes de que se le diagnosticase el cáncer, demostraba que las mujeres con un 20% de cantidad más elevada de ADN del virus tenían 60 veces más posibilidades de desarrollar cáncer cervical que las mujeres con una prueba negativa.

Los investigadores concluyen que el análisis de la cantidad de ADN vírico puede predecir el riesgo de cáncer en una fase en la que los actuales métodos de detección no son informativos y que la prueba para analizar la cantidad de ADN de HPV 16 durante las exploraciones ginecológicas podría mejorar la capacidad para distinguir entre infecciones que presentan un riesgo elevado de convertirse en cáncer cervical y las que presentan un riesgo bajo.

En el segundo trabajo, Nathalie Ylitalo, del Instituto Karolinska, junto con los mismos investigadores del primer estudio, concluyen que el cáncer cervical asociado con este virus se produce principalmente en mujeres HPV 16 positivas que presentan elevadas cargas virales a largo plazo.

La probabilidad de que las mujeres con elevadas cargas virales de HPV 16 desarrollasen cáncer cervical eran, 10 años o más antes del diagnóstico, al menos 30 veces superiores a las de las mujeres HPV 16 negativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000