Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La construcción tiene un déficit de 5.000 empleos cualificados por año

La falta de mano de obra cualificada sigue siendo el origen de los problemas de empleo que atraviesa el sector de la construcción. Ayer, sumándose a las demandas de los interlocutores sociales, el presidente del Instituto Gaudí de la Construcción, Jordi Balagué, afirmó que la construcción catalana necesita formar 5.000 trabajadores cualificados cada año para cubrir la demanda que actualmente tiene este sector. Por su parte, el secretario de organización del sector del metal y la construcción y afines de UGT, Florentino Rodríguez, aseguró, también ayer, que Cataluña necesita entre 6.000 y 8.000 trabajadores de la construcción por año.

Hasta ahora, el Institut Gaudí no ha alcanzado su objetivo y está más lejos todavía de cubrir las necesidades de empleo contabilizadas por los sindicatos. El Instituto Gaudí de la Construcción formó el año pasado a más de 4.000 personas, 2.800 de las cuales aprendieron un oficio.

Balagué aseguró que el objetivo de la fundación sin ánimo de lucro que preside es "formar personas en oficios y no preparar operarios a base de cursillos de 50 horas, como se hace en la actualidad". Para poner en marcha este modelo de formación profesional a fondo, el Instituto Gaudí necesita locales y subvenciones; "que nos permitan dedicar tiempo a nuestros alumnos, superando el estrecho marco actual marcado por la falta de continuidad", matizó Balagué. En la misma línea de las centrales sindicales, el Instituto Gaudí considera que el principal problema del sector de la construcción es "la falta de mano de obra cualificada". Además, a criterio de este organismo, existen otros déficit más importantes si cabe derivados del primero, como son "el incremento de la siniestralidad y la deficiente imagen que ofrece la construcción".

El Instituto Gaudí fue creado por la patronal Fomento del Trabajo y los sindicatos CC OO y UGT. El presidente de la Cámara de Contratistas de Obra Pública, Rafael Romero, y los sindicalistas Francismo Múñoz (CC OO) y Florentino Rodríguez (UGT) son miembros de la junta directiva de este instituto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000