Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La búsqueda del número de genes

La publicación científica oficial del genoma humano no llegará hasta el próximo otoño, pero Celera Genomics y el consorcio público están seguramente en condiciones de presentar el lunes algunos datos fundamentales. El principal de ellos será probablemente un cálculo bastante bueno del número total de genes humanos. También podrán presentar qué porcentaje de esos genes comparte la especie humana con otros animales muy bien estudiados, y dar una idea general de la función de muchos de ellos.El número de genes es un dato muy relevante. Las estimaciones maximalistas hablan de unos 150.000, y las minimalistas, de unos 30.000. Si la realidad se acerca a ese último número, la sorpresa sería mayúscula. El diminuto gusano Caenorhabditis elegans tiene 19.000 genes, y las concepciones de los científicos tendrían que cambiar profundamente para explicar que un ser humano pueda construirse con sólo 11.000 genes más que un gusano. El programa genético humano tendría que comprimir la información de una forma increíblemente hábil para lograrlo. Baste recordar que el cerebro humano contiene unos mil billones de conexiones sinápticas.

Algunos de los genes que se anuncien el lunes -será muy importante saber cuántos- no se parecerán a ningún otro gen conocido, y los investigadores tendrán que ingeniárselas para descubrir su función. Pero muchos otros -tal vez la mayoría- serán muy similares a otros genes ya descritos en los animales de laboratorio mejor estudiados. Sobre estos genes, el mismo lunes se podrá saber, o tener una idea muy aproximada, de para qué valen. Será un gran salto en el conocimiento de la biología humana obtenido en casi un instante.

Algunas aplicaciones médicas serán inmediatas. La descripción de casi todos los genes humanos permitirá instantáneamente utilizarlos para la fabricación de biochips, unas pequeñas placas que permitirán analizar el genoma casi completo de cada individuo. Los biochips ya existen, pero ahora sólo llevan una fracción de los genes humanos. A partir del lunes, los llevarán casi todos, lo que tendrá una gran utilidad tanto en la investigación básica como en la medicina preventiva.

Se repite con frecuencia que el genoma humano no es sólo una meta, sino también un punto de partida. El acelerón que imprimirá a la investigación, el conocimiento y la medicina se dejará notar día a día en los años próximos. Pero la fecha del lunes será la que pasará a la historia con letras de oro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de junio de 2000