Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas proponen cuatro semanas de baja por paternidad

El Grupo Parlamentario Socialista va a proponer en el Congreso que España reconozca el derecho individual de los padres varones a tomar una baja de cuatro semanas. Esta propuesta es acorde con la directiva europea de establecer bajas parentales para la madre y el padre de forma individual. Tal como está la legislación española, el padre sólo tiene derecho a tres días de baja por paternidad. Sólo en el caso de que la madre tenga un trabajo remunerado el padre puede disfrutar de hasta diez semanas de baja, siempre que la madre renuncie a ellas y tome sólo el resto de su permiso, que es un total de 16 semanas. "La directiva europea es clara a este respecto. Los derechos deben estar individualizados y el PP ha rechazado nuestra propuesta porque estaba preparando la Ley de Conciliación, que finalmente no consideró los derechos de forma independiente", explica Micaela Navarro, portavoz de la comisión mixta de Derechos de la Mujer en el Congreso.

La propuesta socialista insta al Gobierno español a legislar en este sentido y propone cuatro semanas, que se pierden en caso de que el padre renuncie a ellas. "Es una forma de incentivar la toma de estos permisos", añade Navarro. La baja, en todo caso, se obtendría también en caso de adopción, como recoge la Ley de Conciliación.

Permisos parlamentarios

Los socialistas valencianos han tomado esta misma semana una iniciativa distinta, que se mueve en el mismo terreno. En este caso se trata de extender ese derecho parental, que rige para todos los españoles, también para los diputados y diputadas, algo que no sucede todavía. Para ello, los socialistas pretenden cambiar el reglamento de las Cortes valencianas en la primera iniciativa que se hace en España. En Europa, sólo los diputados de Dinamarca, Portugal y Suecia tienen este derecho reconocido.

Como mucho, algunos parlamentos, como el andaluz, incluyen en su reglamento la delegación de voto. El problema es que la Ley Electoral española otorga el acta de parlamentario a la persona, no al partido, por lo que la iniciativa puede chocar con escollos jurídicos. Sin embargo, la diputada valenciana Consuelo Catalá confía en que la medida salga adelante. "Quizá políticamente perdamos la apuesta, pero creo que este tema está socialmente ganado", dice Catalá.

Los reglamentos parlamentarios apenas consideran la posibilidad de ausencia de sus señorías. "De hecho, lo que funciona es la cortesía parlamentaria, y, cuando falta alguien en una votación, se sale uno del partido adversario para compensar", explica Consuelo Catalá.

Los socialistas proponen que durante el permiso ocupe el escaño el siguiente de la lista electoral. El objetivo es conciliar la vida familiar con la actividad política, cada día más mixta. En las Cortes valencianas, el 38% de los diputados son mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de junio de 2000