Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde afirma que su "ideal" sería implantar un "manifestódromo"

El alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, afirmó ayer que su "ideal" sería implantar un "manifestódromo" que, en su opinión, permitiría un tráfico "más tranquilo" en la ciudad, si bien reconoció la "dificultad" de encontrar un lugar adecuado para las concentraciones."Cuando no hay manifestaciones en Madrid el tráfico discurre con bastante fluidez", señaló Álvarez del Manzano. "Cuantas menos manifestaciones, mejor", insistió el alcalde.

Respecto a las actuaciones frente a las manifestaciones emprendidas por el nuevo delegado del Gobierno en Madrid, Francisco Javier Ansuátegui, el alcalde afirmó que "está cumpliendo con su obligación", ya que "todos necesitamos que haya tranquilidad y orden en nuestras calles".

El delegado del Gobierno, por su parte, reconoció que en los primeros momentos barajó la idea de crear un "manifestódromo", pero reconoció que al expresarlo en voz alta cometió "el más espantoso ridículo", dada la ya comprobada incapacidad para canalizar las manifestaciones por un recinto alejado.

Por otra parte, Ansuátegui, y el portavoz del PSOE-Progresistas en la Asamblea de Madrid, Pedro Sabando, se reunirán el próximo martes, a petición del segundo. El dirigente socialista pretende transmitir al delegado su "malestar por el clima de tensión que ha generado al restringir las manifestaciones" callejeras.

Representantes del grupo parlamentario socialista han criticado esta semana en la Cámara la actitud "intolerante" de Ansuátegui por "prohibir y restringir buena parte de las manifestaciones que se le han solicitado".

Sabando, que ha pedido también la comparecencia en el Senado del ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, para que aclare si, tras las últimas elecciones, han variado los criterios políticos en materia de seguridad ciudadana para Madrid, reclamará el nuevo delegado gubernativo "que recupere el consenso que existía antes de su llegada en materia de seguridad pública, para que ésta no se convierta en un arma arrojadiza entre partidos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de junio de 2000