_
_
_
_

José María Jover logra el Premio Menéndez Pelayo por la hondura humanística de su obra

El historiador, de 80 años, dirige el trabajo colectivo 'Historia de España Menéndez Pidal'

Maestro de historiadores y de varias generaciones de estudiantes españoles, José María Jover recibió ayer, a sus 80 años, el Premio Menéndez Pelayo, dotado con ocho millones de pesetas. El jurado destacó su ambición intelectual y la hondura humanística de su extensa obra; ser un innovador en el estudio de las relaciones internacionales (de España en relación con Europa y Latinoamérica) y cultivar con particular vigor la literatura como fuente historiográfica. El académico dijo ayer que su empresa más difícil es concluir el tomo sobre la guerra civil de la Historia de España Menéndez Pidal, que él dirige.

Más información
Un renovador de la historiografía española PEDRO RUIZ TORRES
Las virtudes del método MIGUEL ARTOLA

Al jurado casi le costó más tiempo localizar ayer al galardonado para darle la buena noticia ("su teléfono no para de comunicar", decían) que decidir su fallo. En dos horas, el jurado concedió por amplia mayoría, siete de ocho votos, el XIV Premio Menéndez Pelayo 2000 al gran maestro de historiadores José María Jover, nacido en Cartagena en 1920, y al que le precede fama de modesto. Autor de manuales básicos para entender la historia española (Introducción a la historia de España, junto a otros autores; La civilización española a mediados del siglo XIX; España en la política internacional, siglos XVIII-XX), Jover llegó ayer a Casa de América para reunirse con el jurado acompañado de su mujer, también historiadora. Al recibir la enhorabuena, dijo: "Siento la alegría lógica al recibir estos premios, sobre todo si pienso que el conjunto de competidores era de más categoría que yo". Se refería Jover a Francisco Ayala, Manuel Alvar, Julián Marías y Alonso Zamora Vicente.Pero, sobre todo, hay un detalle que destacan de Jover cuando se refieren a su modestia. En 1975 se hizo cargo de la dirección de la obra colectiva más importante sobre la historia española de que se dispone y su trabajo predilecto: la Historia de España que dejó inacabada su colega Menéndez Pidal tras completar 12 tomos de un total de 50. Jover ha dirigido 30 volúmenes, pero nunca ha consentido que se le cambiara el nombre al promotor y se la sigue llamando Historia de España Menéndez Pidal (Espasa).

Precisamente, Jover es el encargado de escribir el volumen sobre la guerra civil española, "el hueso que me queda por roer", explicó ayer. "El tomo sobre Franco lo ha hecho Raymond Carr y este tomo se me resiste. No participé en la guerra civil, pero la viví de joven intensamente y me conmovió tanto que este trabajo lo tengo por el más difícil de todos", contó este catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, dotado de fino humor y una mente ágil. Al comentarle su mérito de seguir al pie del cañón después de tan larga y fértil trayectoria (no ha abandonado la investigación ni la docencia desde que se licenció en 1939), contestó veloz: "¿Y qué va a hacer uno?". Pues, descansar. "Eso es un atentado doble", argumentó. "Primero, contra todos los que han depositado tanta confianza en mí, y, segundo, contra mi salud", dijo Jover, galardonado con los premios nacionales de Literatura en 1963 y de Historia en 1981. Cuando se le recuerda que a él se debe una imagen progresista de la España de los siglos XIX y XX, responde: "Eso me alegra mucho. La historia de España, con sus particularidades, no ha sido diferente a la europea". Y sobre las recientes revisiones históricas que suavizan algunas etapas históricas, como la Restauración, afirma tajante: "Cánovas del Castillo fue un gran estadista, pero cometió graves errores, como fueron abolir los fueros tras la última guerra carlista y no conceder la autonomía a Cuba y Puerto Rico; además, el sistema, en parte democrático, y liberal fue una falsificación del sufragio notoria".

Humanidades

Tampoco eludió Jover la polémica sobre la enseñanza de las Humanidades. Considera contraproducente y estéril que los estudiantes tengan que estudiar 14 o 15 asignaturas. "Es preferible que estudien pocos saberes, en buenos libros y explicados por buenos profesores".

El jurado del XIV Premio Menéndez Pelayo estuvo presidido por José Luis García Delgado y lo componían Raúl Morodo, Ernest Lluch, Jesús de Polanco, Gregorio Salvador, Juan Francisco Montalbán, Eulalio Ferrer, Gabriel Macaya, Mario Vargas Llosa y, como secretario, Miguel Carrera. El presidente subrayó que también en esta edición había funcionado "escrupulosamente" la ley no escrita de la alternancia, que consiste en conceder el premio a un autor español y a otro latinoamericano. En anteriores ediciones han recibido este galardón (patrocinado por Eulalio Ferrer, presidente de la Fundación Cervantina de México) Octavio Paz, Julio Caro Baroja, Fernando Lázaro Carreter y Mario Vargas Llosa, entre otros. El autor de La fiesta del Chivo alabó el prólogo que realizó Jover a la edición crítica de la novela Mister Witt en el cantón, de Ramón J. Sender, "casi más importante que la novela por la riqueza informativa sobre las fuentes de esta novela histórica".

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_