El PSOE culpa al Ayuntamiento de Jaén de un vertido de aguas fecales

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Jaén estudia interponer una denuncia por supuesto delito ecológico contra el gobierno municipal de Jaén, del PP. El PSOE responsabiliza al Ayuntamiento de consentir un vertido de aguas fecales sobre una zona de olivar situada a escasos metros de un instituto. Además, cuestionan el cobro de la tasa por depuración en dos barriadas de Jaén que carecen de este servicio.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel López, considera que existen suficientes elementos objetivos para acusar al gobierno local de una "infracción de la normativa medioambiental", sin descartar tampoco acudir a la vía penal por un presunto delito ecológico.Las declaraciones las hizo tras visitar el lugar donde se produce el vertido de aguas fecales y residuales a una finca de olivar, en la confluencia de la avenida de Arjona y la vía férrea. Se da la circunstancia de que el vertido se localiza a escasos metros de un instituto de enseñanza secundaria, lo que, a su juicio, convierte la zona en un "foco de insalubridad con grave riesgo para la salud pública".

El vertido detectado por el PSOE constituye, según el portavoz municipal, una prueba fehaciente de que el Ayuntamiento no presta el servicio de depuración de aguas residuales en las barriadas de Las Fuentezuelas y parte de Peñamefécit.

El concejal popular de Mantenimiento Urbano, Francisco Ortega, señaló recientemente que ese servicio se presta en toda la ciudad, salvo en el anejo de Las Infantas, donde los socialistas también han detectado familias a las que se ha cobrado la tasa por depuración.

El grupo socialista responsabiliza al PP de "permisibilidad" con la empresa Seragua, que es la adjudicataria del servicio de abastecimiento desde julio de 1997 y que, según el portavoz socialista, cobra indebidamente una tasa a miles de familias jiennenses.

El PSOE planteará en el pleno de la próxima semana una moción para pedir la apertura de un expediente informativo a la empresa Seragua y, si se comprueba que se ha cobrado la tasa de depuración indebidamente, se exigirá la devolución del dinero. Seragua ha puesto al cobro la tasa por depuración con efectos retroactivos desde el primer trimestre de 1999, una fecha en la que, según el grupo socialista, no se prestaba el servicio de depuración en muchas zonas de la capital.

Además, el concejal socialista Juan Carlos Higueras ha acusado a la empresa de incumplir los compromisos de inversión en la renovación de las redes, cifrados en casi 4.000 millones de pesetas, tal y como figuraba en la oferta con la que concurrió a la adjudicación del servicio.

Seragua, filial de FCC, asumió el servicio de abastecimiento del agua en julio de 1997. La adjudicación la recibió por un periodo de 30 años prorrogables hasta los 75. Pagó un canon inicial de 1.500 millones de pesetas y ha de hacer frente a otro anual del 7% sobre la facturación de cada ejercicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de junio de 2000.