Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia italiana protesta por la celebración del día 'gay' en Roma

La polémica en torno a la concentración gay prevista para el 8 de julio próximo en Roma se recrudece. Ayer entraron en ella nada menos que el cardenal Camillo Ruini, presidente de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), y varios líderes de la izquierda italiana, además del cineasta Franco Zeffirelli, que hace unos años se declaró homosexual. Ruini reclamó de las autoridades italianas que hagan algo para evitar que la gran concentración del World Gay Pride no se celebre en Roma, al menos en este año del Jubileo. "Yo tengo la solución, pero no quiero hacerla pública para que no me acusen de interferir en el tema", dijo Ruini. Por su parte, el líder del Partido de Refundación Comunista, Fausto Bertinotti, se declaró indignado con la posición asumida por el jefe del Gobierno de centro-izquierda, Giuliano Amato, que el miércoles calificó la fiesta de "inoportuna". Bertinotti propuso a todos los militantes de izquierda sumarse a la manifestación. Sin embargo, en unas declaraciones publicadas ayer en la prensa, el director de cine Franco Zeffirelli, que hace tres años se confesó públicamente homosexual, se pronuncia en contra de la fiesta. "La homosexualidad no es un espectáculo", razonó Zeffirelli.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de mayo de 2000