Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'De Madrid al cielo' resume las sensaciones de 18 escritores sobre la capital

La escritora Rosa Regàs ha conseguido poner de acuerdo a 18 autores residentes, o al menos muy relacionados con Madrid, para que escriban un cuento cada uno sobre esta ciudad. El resultado se presentó ayer en un céntrico hotel frente al edificio de las Cortes, y su título reproduce uno de los decires más socorridos sobre la capital: De Madrid al cielo. No se trata de un conjunto de retratos de lo que desde fuera se puede asociar con Madrid, sino, como describió Eduardo Chamorro, cuyo relato "habla de enanos forajidos": "De las sensaciones que produce esta ciudad, cuyos habitantes son todos de su padre y de su madre". El volumen, publicado por Muchnik Editores, recoge en sus 185 páginas, bajo una portada diseñada por el también madrileño Alberto Corazón, una colección de relatos que reflejan "lo madrileño real, no el tópico, que es inamovible, sino la esencia de esta ciudad abierta a todas las influencias, cambiante y en el que cada uno que llega, desde donde venga, encuentra su lugar", en palabras de Regàs. Esta autora lleva seis años viviendo en Madrid, y desde hace dos trabaja en la idea de esta recopilación, después de que se publicara en Cataluña el volumen de relatos, tanto en castellano como en catalán, titulado Barcelona, un día. "Busqué gente que pudiera dar una mirada distinta al tópico sobre los personajes que iban a retratar".

Tanto Chamorro como otro de los escritores participantes, José María Merino, cuyo relato recoge "la picaresca de los tenebrosos años cincuenta", manifestaron su sorpresa al comprobar, tras leer algunos de los cuentos de sus colegas, que muchos de los autores "juegan con la memoria para evocar los años del franquismo, sea del principio o bien de la transición", como dijo Merino, "de forma que el libro recorre los últimos cuarenta años de la ciudad". Gonzalo T. Malvido también abundó en este elemento en común: "Algunos lo hacen con mayor acierto que otros, pero sí es un elemento que se repite". Malvido aporta un condensado retablo de seis escenas que "cualquiera pudo ver al pasar cerca de una escena cuando se va andando".

También han participado en esta colección (por orden alfabético): Josefina Aldecoa, Francisco Ayala, Juan Luis Cebrián, Almudena Grandes, Manuel Longares, Pedro Molina Temboury, Fernando Morán, Lourdes Ortiz, Fanny Rubio, Clara Sánchez, Francisco J. Satué, Lorenzo Silva, Pedro Sorela, Francisco Umbral y Juan Eduardo Zúñiga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de mayo de 2000