Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Salvat cuenta su periplo editorial en un ciclo

Juan Salvat Dalmau (Barcelona, 1931) pertenece a una de las familias con más tradición en el ámbito editorial, al que se incorporó en 1955 cuando comenzó a trabajar en Salvat Editores. Todo empezó en 1869, cuando su abuelo tipógrafo, decidió hacerse editor. Ayer Juan Salvat contó su periplo profesional en el ciclo sobre los editores que en mayo y junio se celebra en la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en Madrid. El ciclo En primera persona. Conversaciones con editores, organizado por la Fundación Sánchez Ruipérez, pretende recuperar la memoria inédita de la edición en España y su aportación al desarrollo cultural en el siglo XX. Juan Salvat, que dirigió la editorial familiar hasta 1992 y que en la actualidad es miembro del Consejo de Administración del Grupo Prisa, conversó con Emiliano Martínez, vicepresidente de Santillana Grupo de Ediciones. Salvat contó que se incorporó al negocio "sin una vocación clara", pues al salir de la Universidad de Deusto (Bilbao), su idea era el ejercer el Derecho.

Sin embargo, la edición le sedujo pronto y fue nombrado en 1963 administrador general de la editorial. A partir de ese momento dedicó todos sus esfuerzos a "mejorar el pobre mercado de la edición en España". Y así convirtió Salvat en pionera en España en la elaboración de enciclopedias y en la introducción de la venta por fascículos, en un momento en el que "había una pobreza de medios impresionante y ninguna facilidad".

Pionero

Siguiendo el consejo de su hermano (le advirtió: "si estamos preparados para el fracaso intentemos estarlo también para el éxito"), se lanzó a desarrollar el mercado de los fascículos y las enciclopedias. Destacan el diccionario Monitor, la enciclopedia Fauna, dirigida por Félix Rodríguez de la Fuente y los cursos de inglés de Oxford University, con la BBC, que le convirtió en líder del sector en los años setenta y ochenta. "Fue necesario crear toda una red propia que llevase a toda España nuestras obras, y nuestra editorial revolucionó el sistema de distribución", recordó Juan Salvat, que fue el primer presidente de la Federación de Gremio de Editores de España. Y se mostró firme partidario de estudiar el mercado antes de lanzar un producto. "Entre el cliente que compra y el que no compra, hay una barrera finísima. Ir con un abanico de obras debajo del brazo es como ir con una invitación a no vender nada", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de mayo de 2000