Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CRISIS EN EL PAÍS VASCO

HB reta a PNV y EA con un nuevo proyecto de "transición política" hacia el soberanismo

HB respondió ayer al desafío del PNV y EA de bloquear sine die la asamblea municipal Udalbiltza con otro reto. Les propone formalmente debatir un nuevo proyecto de "transición política" para Euskal Herria. Se trataría de alcanzar un acuerdo de mínimos entre nacionalistas para profundizar en la línea del Pacto de Lizarra y sustituir el actual Estatuto de Gernika por un nuevo marco soberanista.Con esta iniciativa, cuyo contenido concreto HB no ha dado a conocer, la coalición abertzale trata de contrarrestar el parón que PNV y EA han dado a Lizarra tras los últimos asesinatos de ETA, cuatro desde la ruptura de la tregua. El reto de los radicales garantizaría la estabilidad al Ejecutivo de Juan José Ibarretxe, a quien el PP exige elecciones anticipadas.

En medio de la conmoción y la crisis política que sucedió al asesinato por ETA del fundador del Foro Ermua, José Luis López de Lacalle, Herri Batasuna (el núcleo duro de EH) lanzó el jueves pasado, en secreto, una nueva oferta de negociación al PNV y EA. También a Abertzaleen Batasuna (AB), el partido nacionalista del País Vasco francés. Mientras el portavoz peneuvista, Joseba Egibar, y el lehendakari, Juan José Ibarretxe, se desmarcaban públicamente como partido y como institución de los compromisos del Pacto de Lizarra, HB presentaba a los dos partidos que integran el Ejecutivo autónomo (PNV y EA) un documento con el proyecto de la "nueva transición política" que ha diseñado para Euskadi.Los dirigentes de HB dieron a conocer ayer públicamente esta iniciativa, que sus interlocutores habían mantenido en absoluto secreto, pero no adelantaron su contenido concreto. Sólo precisaron que en ella constan cuáles son "los instrumentos más eficaces" para dicha transición, así como el "papel de las actuales instituciones" en el proceso. Y añadieron que se trata de un documento abierto "al contraste y a la mejora" con las aportaciones que planteen las otras formaciones nacionalistas.

Pese al hermetismo que mantuvieron sobre su particular fórmula de "transición política hacia el soberanismo", los portavoces de HB Arnaldo Otegi y Joseba Permach sí aclararon que el contenido de esta propuesta deberá ser el "auténtico" debate político en el que deben centrarse las formaciones que han hecho la apuesta soberanista del Pacto de Lizarra.

"Esperamos que la cordura política se imponga y se abandonen los intentos por plantear debates falsos y entremos a debatir lo que hay que debatir", dijo Otegi en San Sebastián. Su alusión era una clara referencia al hecho de que PNV y EA evidenciaran que el foro de Lizarra y una "institucion nacional" como Udalbiltza no están "blindados" ante el terrorismo de ETA, por lo que su actividad ha quedado parada.

Plazo al Gobierno vasco

Medios conocedores de la cuestión aseguraban ayer que la propuesta negociadora de HB por alcanzar un "acuerdo de mínimos" entre nacionalistas obedecería al intento de la izquierda abertzale de arrancar a sus hasta ahora aliados un compromiso mayor y más concreto en favor del soberanismo con el fin de fijar un plazo concreto en el que el Gobierno vasco mantenga un tiempo de transición hacia las que serían nuevas instituciones.

"Se trataría, en definitiva, de establecer las condiciones mínimas para que ETA deje de matar", afirman los citados medios nacionalistas, que no ocultan que el objetivo que se persigue es alcanzar una nueva tregua de la banda. "Pero serían condiciones más concretas -un compromiso público y claro de ruptura del marco actual- que las que puso ETA en el acuerdo de julio de 1998 antes de declarar la tregua", añaden esas fuentes.

Pero el Gobierno vasco no dejó ayer lugar a dudas y advirtió a HB de que rechaza "cualquier tipo de colaboración" mientras no se ponga punto final a la violencia, informa Pedro Gorospe. El portavoz del Ejecutivo de Vitoria, Josu Jon Imaz, especificó que el Gobierno de Ibarretxe conoce el contenido de la iniciativa de Herri Batasuna.

El PNV, cuya ejecutiva nacional se reunió el lunes, mantuvo, en cambio, un completo silencio en relación con este nuevo desafío que HB le ha lanzado. Independientemente de los contactos sectoriales que habitualmente mantienen los dos partidos, los negociadores del PNV, Joseba Egibar y Gorka Agirre, se han reunido en dos ocasiones con la representación de la ejecutiva de HB a partir de la semana de Pascua, aunque han mantenido absoluta reserva.

La presidenta de EA, Begoña Errazti, sí anunció que su partido iniciará conversaciones con todas las formaciones vascas para presentarles una propuesta para superar "el estancamiento" en el que está sumida la situación política. Su propuesta partirá de la afirmación de que hay que buscar un nuevo marco de convivencia.

[El alcalde de Andoain, Joxan Barandiaran Ezema (EH), envió ayer una carta a los vecinos de esta localidad guipuzcoana en la que pide perdón a la familia de José Luis López de Lacalle por no haberse acercado a sus allegados tras su asesinato por ETA.]

ETA pone la tregua "en manos" de los nacionalistas democráticos

El final de la lucha armada está "en manos" del PNV y de EA, según ETA. Como ya anunció en un comunicado reciente, la banda insiste en que el cese de la actividad armada depende de ambos partidos. En una entrevista que hoy publica el diario Euskaldunon Egunkaria, la dirección etarra dice que el PNV y EA tienen en sus manos la propuesta de "parar la lucha armada" y que "ambas formaciones pueden hacerlo". Los dirigentes de la banda reafirman que la lucha armada no se dirige contra el PNV y EA, sino sólo "contra los enemigos de Euskal Herria".En consonancia con lo manifestado ayer mismo en San Sebastián por los portavoces de Herri Batasuna, Arnaldo Otegi y Joseba Permach, los dirigentes de ETA afirman en la entrevista que "sobre la mesa están puestas todas las condiciones para que el proceso abierto en Euskal Herria se lleve hasta el final". La dirección etarra también critica al Gobierno español por mantener una actitud "saboteadora" en el proceso.

En la entrevista, ETA critica que los partidos nacionalistas democráticos no estén aprovechando la "potencialidad" que ofrece Udalbiltza (la asociación de electos municipales), constituida a partir de Lizarra, y añade que este acuerdo es "la representación de Euskal Herria en Madrid y París", en una clara alusión crítica a la decisión del PNV y EA de tomar parte en las elecciones generales del 12 de marzo. ETA, sin embargo, elogia la actitud abstencionista de EH en dichos comicios, lo que a su juicio constituye "un paso adelante inmenso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 17 de mayo de 2000

Más información