Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argelia excluye a los islamistas de la visita de Amnistía Internacional

La delegación de Amnistía Internacional (AI) que ayer comenzó una visita de 10 días a Argelia no se reunirá con ningún líder islamista, según fuentes oficiales del Gobierno. El viaje de AI incluirá "visitas a prisiones y reuniones con funcionarios y activistas de derechos humanos", según esta fuente, que confirmó que la delegación no se reunirá con líderes del prohibido Frente Islámico de Salvación (FIS).La de Amnistía Internacional es una de las cuatro delegaciones de organizaciones internacionales de derechos humanos que viajarán a Argelia en los meses de mayo y junio gracias a una invitación del presidente, Abdelaziz Buteflika, poniendo fin a una prohibición que duraba más de cinco años. A esta delegación le seguirán otras de Human Rights Watch, la Federación Internacional de Derechos Humanos y una de Periodistas sin Fronteras. Sin embargo, fuentes diplomáticas y activistas de derechos humanos aseguran que hay pocas perspectivas de que ninguno de estos grupos pueda investigar libremente las acusaciones de los abusos cometidos por el Ejército, que mantiene un fuerte enfrentamiento con los militantes islámicos. El líder del FIS, Abassi Madani, se encuentra bajo arresto domiciliario y su número dos, Alí Belhadj, cumple una condena de cárcel desde 1992 por minar la autoridad del Estado.

Las organizaciones de derechos humanos no visitaban Argelia desde

mediados de los noventa, cuando comenzaron a aparecer informaciones sobre matanzas de civiles. Según Buteflika, más de 100.000 personas han sido asesinadas en estos episodios de violencia que comenzaron en 1992 después de que las autoridades invalidaran unas elecciones generales que iban a ser ganadas por el FIS.

Estas organizaciones han culpado al Ejército de ejecuciones extrajudiciales, secuestros y tortura de islamistas. También acusan a las autoridades de dejar desprotegidos a los civiles en las áreas remotas del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de mayo de 2000