Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DEBATE DE INVESTIDURADEBATE DE INVESTIDURA

Aznar presentará hoy su nuevo Gobierno con Rato y Rajoy como 'hombres fuertes'

José María Aznar fue investido ayer por segunda vez presidente del Gobierno con 202 síes (los del PP, CiU y Coalición Canaria) y 148 noes. Es el segundo aval más voluminoso en votos parlamentarios desde 1979. Esta misma mañana Aznar jurará su cargo ante el Rey y, ya por la tarde, anunciará la composición del nuevo Gabinete, en cuyo núcleo duro estarán Rodrigo Rato y Mariano Rajoy al frente de las áreas económica y política, respectivamente. Jaime Mayor seguirá en Interior. La permanencia de los tres consolida la imagen de continuidad del Gobierno popular, que ahora pretende desarrollar, según dijo ayer Aznar en el Congreso, un "ambicioso proyecto". Causarán baja, previsiblemente, cinco de los actuales titulares.

José María Aznar, tras ser investido ayer presidente del Gobierno por 202 votos, revelará esta tarde la composición de su primer Gabinete de la VII legislatura tras entrevistarse en La Zarzuela con el rey Juan Carlos. Aznar ha mantenido la discreción hasta el último momento. Ayer mismo volvió a hacer gala de ese férreo control de sus intenciones políticas en la breve comparecencia que mantuvo ante los medios de comunicación, al finalizar la votación en el Congreso, en la que se limitó a convocar a los periodistas para esta noche y no admitió preguntas.Pese al hermetismo oficial, todos los dirigentes del PP consultados apuntan que Mariano Rajoy, actual ministro de Educación y Cultura, vicesecretario general del partido y responsable de las últimas campañas electorales de Aznar, será vicepresidente político y uno de los hombres fuertes del nuevo Ejecutivo. También se considera una apuesta sin riesgo que Rodrigo Rato mantendrá la actual vicepresidencia y el control sobre toda el área económica del nuevo Gabinete, que abarcaría varios ministerios. Este núcleo duro del Ejecutivo lo completa el tercer vicesecretario general del partido, Jaime Mayor, que continuaría al frente de Interior con la vista puesta en un posible anticipo de las elecciones autonómicas vascas.

La permanencia y auge de Rajoy, Rato y Mayor consolida la imagen de continuidad del Gobierno del PP, una continuidad que Aznar busca subrayar como resultado del éxito electoral del 12 de marzo. Y se subrayará, además, con un número de ministerios y con un organigrama muy parecido al actual. Fuentes próximas a Aznar aventuran que la reestructuración de funciones quedará para más adelante, cuando se hayan transferido a todas las comunidades autónomas competencias como las de sanidad y educación.

Los contactos, hoy

Aznar, en cualquier caso, no inició ni siquiera ayer las consultas oficiales con los ministros para la formación del Gabinete. La ronda de contactos la ha trasladado a la jornada de hoy, a partir de las once de la mañana, cuando jurará su cargo ante el Rey, para evitar filtraciones. Una dilación que ha llegado a provocar inquietud en algunos de los implicados en las quinielas periodísticas y que llevaban varios días localizados en espera de ser llamados por La Moncloa. La incertidumbre se acrecentó cuando trascendió que Aznar y su esposa, Ana Botella, habían invitado a cenar anoche en La Moncloa a un grupo de amigos, la mayoría políticos y altos cargos del Gobierno.

Más tarde, La Moncloa aclaró que el ágape tenía carácter privado e informal, sin intencionalidad política, y que obedecía a una tradición que Aznar inició en 1996 cuando aún vivía en La Moraleja. Acudieron a la cena, con sus respectivas esposas, ministros como Francisco Álvarez Cascos, Rodrigo Rato, Mariano Rajoy, Jaime Mayor y Josep Piqué; el secretario general del PP, Javier Arenas; el presidente de Castilla y León, Juan José Lucas, y el ex secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Rodríguez. También amigos y familiares del presidente y su mujer. Unas 25 personas.

Aunque Aznar ha aplazado al máximo la exposición de su nuevo Gobierno, sí llegó a conversar en las últimas jornadas con el núcleo duro del actual Gabinete para preparar el debate de su investidura. De ahí se prevé, a falta de confirmación oficial, la continuidad de Rato, Mayor y Rajoy. En este último supuesto, con la hipótesis incluida de incorporar a las tareas de Rajoy (nuevo vicepresidente político) la portavocía del Gobierno.

Para la vacante que dejaría Rajoy en Educación y Cultura se apuntaba ayer a la presidenta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), Pilar del Castillo. Aznar ya ofreció en 1996 a Del Castillo la cartera de Medio Ambiente, y pensó también en ella para la portavocía del Gobierno.

En fuentes gubernamentales y del PP se aseguraba ayer la continuidad del ministro de Industria y portavoz en funciones, Josep Piqué, quien se ocuparía ahora del nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología, con competencias añadidas de otros departamentos. El nombre de Piqué, sin embargo, también se apuntaba para otros ministerios. Y los mismo sucedía con más de un ministro, como Rajoy, Cascos, Ángel Acebes o incluso al ex presidente del Congreso Federico Trillo.

Las mismas fuentes consideraban lógico y atribuible a la aportación de la cuota electoral andaluza del PP la incorporación al Gabinete de la alcaldesa de Málaga, Celia Villalobos. En todo caso, se apuesta por la presencia de al menos tres mujeres. Se insistía asimismo en el indisimulado deseo de Juan José Lucas de ser ministro.

El presidente intenta mantener el equilibrio entre comunidades

José María Aznar mantendrá el núcleo duro de su anterior Gobierno, pero cambiará a los titulares de un buen número de carteras, la mayoría de rango menor, con la excepción de Asuntos Exteriores, donde Abel Matutes oficializó su despedida de la política en el último Consejo de Ministros. Además, Aznar intentará mantener una presencia significativa de mujeres y no romper el equilibrio entre las comunidades autónomas de las que proceden los ministros.El hueco de Matutes podría ser ocupado por Rafael Arias-Salgado o Eduardo Serra, de quienes se presume que seguirán con nuevas carteras. Acompañarán a Matutes en su salida del Gabinete el ministro de Sanidad, José Manuel Romay Beccaria; la titular de Justicia, Margarita Mariscal y la de Medio Ambiente, Isabel Tocino.

Hasta ayer se mantenían las dudas sobre la situación de Jesús Posada en Agricultura, que depende del futuro de Juan José Lucas, presidente de Castilla y León. El problema de Lucas y de Posada es la acumulación de ministros de esa comunidad, porque nadie vaticina la caída de Ángel Acebes (Administraciones Públicas) y Juan Carlos Aparicio (Trabajo). La secretaria de Estado de Comercio, Elena Pisonero, y la directora del Instituto de la Mujer, Concepción Dancausa, son comodines para varias vacantes.

El ex presidente del Congreso,Federico Trillo, sigue perfilándose como sustituto de Mariscal para llevar adelante la reforma pendiente de la Justicia. Trillo ha aprovechado estas vacaciones de Semana Santa para adentrarse en ese mundo con la lectura del Libro Blanco de la Justicia. Para relevar a Tocino en Medio Ambiente se baraja el nombre de Benigno Blanco, al que correspondería aprobar el prioritario Plan Hidrológico Nacional. Como recambio de Romay se comenta la terna formada por Enrique Fernández Miranda, o los gallegos Alberto Núñez Feijó, director del Insalud, y Ana Pastor, próxima a Rajoy.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de abril de 2000

Más información