EEUU desvela un plan de los paramilitares para matar a Pastrana

El presidente de Colombia, Andrés Pastrana, recibió con sorpresa e incredulidad ayer las declaraciones del jefe de la policía antidrogas de EEUU, el general Barry McCaffrey, sobre la existencia de un supuesto plan de los paramilitares para acabar con su vida. McCaffrey también sorprendió al asegurar que los paramilitares colombianos "están tomando el negocio del narcotráfico en sus manos".

Pastrana y McCaffrey mantuvieron un encuentro en la Casa Blanca en el marco de una visita oficial del presidente colombiano para buscar apoyos políticos a un plan de ayuda a su país. Al término de la reunión, McCaffrey aseguró que los paramilitares colombianos tienen un plan para asesinar a Andrés Pastrana y que constituyen "el grupo más violento y cruel que hay ahora mismo en Colombia". Según el responsable estadounidense de la batalla contra el narcotráfico, los paramilitares se están haciendo con el negocio de las drogas "y el Gobierno colombiano les ha respondido con un ataque enérgico. La respuesta de los paramilitares es un plan para asesinar al presidente Pastrana". Para McCaffrey "no hay ninguna duda de que las autoridades democráticas entienden que los paramilitares son también una amenaza para las instituciones democráticas". Sin embargo, al trasladar a Pastrana pocas horas después las declaraciones de McCaffrey, el presidente aseguró desconocer por completo la existencia de ese supuesto plan de magnicidio: "No disponemos de ninguna información sobre esto". Ayer se supo que los paramilitares de ultraderecha [Autodefensas Unidas de Colombia] asesinaron a dos personas y secuestraron a otras cuatro en San Pedro, provincia del Valle del Cauca, tras acusarles de simpatizar con las guerrillas.

Pastrana dedicó la jornada de ayer en Washington a persuadir a miembros del senado sobre la necesidad de que se resucite un plan de Bill Clinton que contemplaba ayudas de urgencia a Colombia por valor de 1.600 millones de dólares (unos 270.000 millones de pesetas). La propuesta, destinada principalmente a combatir el flujo del narcotráfico, pasó la prueba del Congreso de EEUU hace un mes pero quedó estancada en el Senado.

En la jornada de ayer también mantuvo un encuentro con la secretaria de Estado, Madeleine Albright, aunque su cita principal se produce hoy cuando se reúne con el líder de la mayoría republicana del Senado, Trent Lott. Aunque Lott comparte la necesidad de aprobar el plan de ayudas, fue él mismo quien lo frenó porque no lo considera una emergencia. McCaffrey trató de concienciar a los senadores más reacios al plan de ayudas con la advertencia de que son "52.000 estadounidenses los que mueren cada año" por el narcotráfico procedente de Colombia. Según McCaffrey, un retraso en la aprobación del plan "debilitará a Pastrana y reducirá su capacidad de combatir el narcotráfico, reformar la economía y negociar la paz".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS