Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Isla Mágica despeja su futuro y avanza hacia la ampliación de capital tras la firma de la 'paz laboral'

Empresa y trabajadores de Isla Mágica firmaron ayer por la tarde un nuevo convenio laboral para los próximos tres años tras cerca de 30 horas de negociación ininterrumpida. El acuerdo elimina 98 puestos de trabajo -los 41 actores de animación del parque entre ellos-, aunque muchos, sobre todo los animadores, serán recolocados en el mismo parque durante los meses de mayor afluencia de público a través de empresas de servicios externos.El acuerdo estipula una subida de sueldos en tres años equivalente a la inflación más un 0,5%, aunque en la primera temporada los sueldos serán congelados.

Con este acuerdo se cumple uno de los requisitos más complicados de los que Unicaja, El Monte y Caja San Fernando impusieron para aportar los 2.225 millones de pesetas con los que se harán con la mayoría del capital del parque y lo rescatarán de la difícil situación financiera en que se encuentra.

La empresa, tras el Consejo de Administración celebrado ayer, emitió un comunicado en el que considera logrados casi todos esos objetivos: acuerdo laboral más flexible; rebajas en los impuestos municipales; disposición de Agesa y Cartuja 93 a suavizar las condiciones de uso de los terrenos que ocupa el parque (aunque todavía no se ha alcanzado un acuerdo) y respuesta satisfactoria de los bancos acreedores a las propuestas de gestión de Arthur Andersen.

Sólo queda que el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA) conceda el crédito de 500 millones que Isla Mágica ha pedido. La empresa cree que las condiciones que les han ofrecido son inaceptables pero las negociaciones se mantienen abiertas y fuentes del IFA dicen que no habrá problemas para llegar a un acuerdo.

Las negociaciones con los trabajadores parecieron romperse a media mañana, cuando se trató el número de empleados fijos-discontinuos que quedarán en plantilla. La empresa quería que esa cifra se redujera de los 502 del anterior convenio a 300. Los trabajadores se plantaron y no aceptaron menos de 371. Ese número de empleados fijos-discontinuos fue el que finalmente permitió el pacto.

Otro de los puntos clave del acuerdo son las garantías que la empresa dará a los empleados acerca del número de horas que trabajarán durante la temporada. De un sistema que establecía varios escalones de horas mínimas garantizadas, entre 400 y 1.080, según la categoría, se ha pasado a 400 horas para todos los trabajadores, pero con el compromiso de la empresa de repartir el trabajo que exceda ese mínimo de forma proporcional según la categoría que los empleados tuvieran en el anterior convenio.

El Consejo anunció en su comunicado la convocatoria de una Junta General Ordinaria para el próximo 25 de abril en la que, según la nota, "se tomarán las medidas necesarias que la ley exige, según la situación en que se encuentre la empresa en dicho momento". Si el crédito del IFA es finalmente concedido y se llega a un acuerdo con Agesa, la Junta decidirá ampliar el capital y dar entrada a las cajas de ahorro. El parque, independientemente de la ampliación, podría abrir sus puertas el 15 de abril, según los trabajadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2000