Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alemania sondea los planes de armamento de Rusia y EEUU

Las intenciones de Washington y Moscú sobre el futuro del Tratado ABM de 1972 podrían tener consecuencias no deseadas por los países de la Unión Europea (UE), desde la amenaza para el proceso de control de armamento a la posibilidad de que los aliados europeos de la OTAN se vieran obligados a plantearse gastos y desafíos tecnológicos que superen el alcance actual de la política exterior y de seguridad común.Sobre el telón de fondo de esta preocupación, que se expresa fragmentadamente en diversos medios políticos berlineses, el ministro alemán de Exteriores, Rudolf Scharping, inició ayer un viaje a Moscú y a Washington. Uno de los objetivos del ministro es tomar el pulso de ambas superpotencias nucleares sobre el futuro del tratado ABM. Este tema será uno de los más delicados en la agenda de seguridad de los presidentes de EEUU y Rusia, tras las elecciones en sus respectivos países.

Tras unas pruebas técnicas que se realizarán en abril y mayo, el presidente Bill Clinton debe decidir en junio si despliega la Defensa Nacional contra Misiles (NMD). Una decisión afirmativa obligaría a replantear el Tratado ABM, que limita los sistemas de defensa de EEUU y Rusia contra los cohetes balísticos. Rusia ha anunciado que, si EEUU abandona el ABM, Moscú no ratificará el tratado START II de reducción de armamento nuclear estratégico. Medios alemanes cercanos al Ministerio de Defensa calificaron de "limitado" el riesgo de que EEUU se independice del marco de seguridad común con los aliados europeos. El peligro principal, señalaron las fuentes, es que se pondría en cuestión el proceso de control de armamento que está en marcha actualmente y la ratificación del START II en la Duma Estatal de Rusia.

Defensa europea

Los dirigentes europeos se niegan a especular en público sobre la posibilidad de que Europa desarrolle su propia NMD. Los medios calificaron de "redundante" la discusión, "ya que en el caso de decidir que tal defensa fuera necesaria, Europa no tendría tecnología para ponerla en marcha". "Como europeos", señalaron las fuentes, "debemos hacer todo para que no se llegue a una decisión de enfrentamiento entre EEUU y Rusia", afirmaron las fuentes. Éstas se mostraron partidarias de que Occidente trate de superar por medio de "ayuda técnica" los riesgos de proliferación que Washington planea atajar mediante la NMD.

En Berlín ha comenzado ya el proceso de sensibilización ante los riesgos de proliferación en Estados como Irak, Irán, Pakistán, Libia, Siria o Israel. El pasado miércoles, el Gobierno alemán debatió un informe del BND (el servicio de espionaje) sobre el "peligro directo" de la proliferación "a medio y largo plazo" para la RFA y la OTAN. Según el informe, los cohetes de medio alcance de países como Irán, Irán o Israel podrán alcanzar a diversos países mediterráneos (Italia, el sureste de Francia y Argelia incluidos) y parte de Alemania para el año 2005.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2000