Escaños para la sanidad

La dotación tecnológica y la investigación serán los pilares de la salud en el futuro

Si las encuestas no mienten, los andaluces están contentos con el sistema sanitario. Un estudio realizado en 1999 por el Instituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) resalta que el 90,2% de los usuarios de los hospitales andaluces está "muy satisfecho" con el trato que recibe; similar grado de satisfacción (un 85,8%) muestran aquellas personas que acuden a las consultas de atención primaria. Sorprende, por ejemplo, que el 91,2% "recomendaría a su médico de cabecera", o que, hasta un 86,5%, "aconseja", a sus familiares y amigos, su centro de salud.Hay otros indicadores, tal vez menos significativos, que también se refieren a la asistencia sanitaria en Andalucía en los últimos años. Así, desde 1993, la mortalidad entre los andaluces ha descendido 1,5 años para los hombres y 0,8 para las mujeres: mientras que la esperanza de vida ha aumentado en dos años para todos, pasando a ser de 74,4 años de media para los hombres y de 81,4 para las mujeres. La mortalidad infantil se ha reducido en un 78% y, desde 1997, y es ya inferior a la media nacional (5,7 fallecimientos por cada 1.000 habitantes).

Más información

Parámetros más recientes sitúan a Andalucía entre las comunidades autónomas con un mayor control del gasto farmacéutico, o a la cabeza en vigilancia epidemiológica de la población infantil: más de un 93% de los niños andaluces siguen rigurosamente el calendario de vacunación.

Por otra parte, los andaluces también deberían estar muy orgullosos de ser los españoles que más órganos donan y los que menos se resisten a cederlos. En el último año el número absoluto de donaciones ha aumentado un 23% y la negativa familiar ha descendido de un 30% a un 25%.

Sin embargo, en relación con la sanidad, tanto sus actuales gestores (PSOE), como para el PP e IU, así como para los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, "falta mucho por hacer".

Modelos de gestión

PSOE y PP están de acuerdo en algo. Ambos creen que hay que habilitar nuevas fórmulas para la organización y gestión de los hospitales. La Consejería de Salud aboga por las Unidades Clínicas (UC) -en la actualidad funcionan 33 de éstas en hospitales y 84 en atención primaria-, sin que se rompa el modelo existente de financiación pública.

El PP, por su parte, defiende las Fundaciones con autonomía de gestión. El PP se congratula de que Andalucía tenga dos hospitales -Andújar y Marbella- gestionados como una empresa... aunque sea pública. Agradecen, según cuentan, que no se haya renunciado a la modernidad. Y añaden: "Hay que introducir criterios de competitividad en los centros hospitalarios para incentivar los rendimientos".

El PSOE está de acuerdo en esto, "pero sin que se rompa el sistema universal de equidad, ni su carácter público y gratuito".

Mientras tanto IU, UGT y CCOO se quejan de que "se está mimando demasiado a gestión sanitaria privada en Andalucía" y censuran que en la pasada legislatura hayan aumentado los conciertos con las empresas del sector.

Proximidad

En cualquier caso, será inevitable, aseguran los responsables de la Consejería de Salud, la descentralización de los grandes hospitales. En el futuro serán más pequeños, se afirma. "El objetivo es que estén más próximos a los ciudadanos y dotados de los últimos adelantos tecnológicos que permitan, por ejemplo, practicar con total normalidad la cirugía mayor ambulatoria", explican los representantes del SAS.

Respecto a la creación de nuevos centros, el PSOE se ha comprometido a concluir, si gobierna, los hospitales de Sierra del Segura y Montilla, así como el Campus de las Ciencias de la Salud de Granada.

La conclusión de la reforma de la atención primaria dice el PP que lleva camino de eternizarse. Pero desde Salud se asegura que el 82,58% de la misma está ya concluida y que sólo en algunas áreas urbanas -tal es el caso de Sevilla- está prevista su finalización a principios del año que viene. En los presupuestos de este año el SAS ha dispuesto una partida de 8.000 millones de pesetas para este fin.

Sin duda, la interinidad en el empleo del personal sanitario va a ser uno de los retos más importantes a resolver por quiénes gobiernen los próximos cuatro años. La Oferta Pública de Empleo de los años 1997, 1998 y 1999 ha supuesto el acceso a la "fijeza" de 13.987 trabajadores del SAS. Una cifra que, con ser importante, no resuelve la "precariedad" de ese 20% de empleados -75.168 tiene el SAS- que, todavía, trabajan en régimen de interinidad.

También los próximos gobernantes deberán ocuparse de aplicar el acuerdo firmado, a finales de octubre pasado, entre el SAS y los sindicatos para la reducción de la jornada laboral a 35 horas.

Y no menos importante será la cancelación de la deuda sanitaria que el SAS mantiene con sus proveedores. El Gobierno andaluz se ha comprometido a, en el plazo de dos años, pagar los 96.000 millones que les debe.

Proyectos

La próxima legislatura, en materia sanitaria, "será la de la consolidación y el afianzamiento del sistema", dicen en Salud. La Ley de Ordenación Farmacéutica, ya consensuada entre todas las fuerzas políticas, será el principal hito legislativo.

En cuanto a las mejoras que repercutirán directamente en los usuarios, cabe citar la telemedicina (el intranet andaluz es ahora mismo la mayor red telemática de Europa), la asistencia bucodental para la población pediátrica (hasta los 14 años) y el desarrollo de programas sociosanitarios con los que ancianos y personas necesitadas de cuidados paliativos van a estar mejor atendidos.

Reivindicación y reto

Los sindicatos tienen ya una reivindicación para la próxima legislatura: una mayor participación de los agentes sociales y usuarios para conseguir un sistema de salud más ágil, participativo y humanizado. PSOE e IU asumen también estas demandas como una necesidad.Los socialistas afirman que van a comprometerse a que todas aquellas personas que lo deseen tengan acceso a una segunda opinión clínica y a que el tiempo máximo de espera en la asistencia especializada se reduzca al mínimo.

La apertura de las instalaciones sanitarias por la tarde también es una aspiración común de partidos y sindicatos.

La sanidad también cuenta ya con dos retos. La Junta anuncia que la próxima legislatura, en cuanto salud se refiere, se pretende que sea "la legislatura de la investigación". La creación del Instituto Andaluz de Investigación Biomédica es el objetivo.

El segundo reto es el nuevo acuerdo de financiación que ha de firmarse con la Administración central para los años 2001-2005. Para Andalucía, un buen acuerdo sería aquél que permitiese igualar el porcentaje de gasto sanitario al de la Unión Europea, todavía un punto por encima. Un reparto más equitativo de los recursos entre las comunidades autónomas y lograr que la dotación de recursos no sea nunca inferior al PIB nominal (PIB + IPC) son los mínimos objetivos a alcanzar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de febrero de 2000.

Lo más visto en...

Top 50