Beneficio con poco coste

La escasa calidad de los cítricos que llegan a uno de los muchos chiringuitos que existen en toda la zona productora valenciana descarta su comercialización en fresco. Esto no frena su rentabilidad. Las subvenciones europeas a la industrialización abren un abanico de posibilidades que muchos ya han explorado. El proceso es como sigue: la naranja de dudosa procedencia llega a uno de estos improvisados almacenes, donde un operador la compra a un precio muy bajo sin requerir acreditación de su procedencia. El operador la vende a las empresas de zumos, radicadas fundamentalmente en Murcia. Esto permite cobrar ayudas europeas, lo que arroja un margen de beneficio sobre el precio de compra, siempre que se blanquee la procedencia de la naranja. Algunos agricultores están dispuestos a justificar que han vendido ese producto.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 19 de febrero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50