Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una empresa de EEUU compra un terreno amazónico mayor que Bélgica 25.000 indios brasileños declaran la guerra a la compañía

Los 25.000 indios kayapó que viven en la Amazonia brasileña, en una reserva al sur del Estado de Pará, se han alzado en pie de guerra tras saber que su tierra, dentro de una extensión superior a toda Bélgica, ha sido comprada por una empresa estadounidense utilizando títulos falsos de propiedad y por 170 millones de pesetas, 300 veces menos de su valor. El suelo de la región se caracteriza por sus reservas de oro y maderas preciosas.

Desde 1991 la reserva india estaba demarcada por el Gobierno brasileño, pero ha sido vendida, con sus habitantes dentro, a la empresa Allied Cambridge. Los kayapó, que fueron contactados por los blancos en 1936, tienen fama de feroces guerreros. Ahora se han dejado fotografiar con sus cuerpos y rostros pintados de rojo y negro. Están dispuestos a impedir el paso a los estadounidenses. Un guerrero, Akaroetyc, afirmó tras el consejo de guerra de la tribu: "Pisamos tierra kayapó. Aquí el blanco sólo entra cuando el indio le deja. El indio no habla mucho. Resuelve al instante. Si no anulan esa venta, va a haber guerra". Kókonan, una de las ocho mujeres que, contra la tradición, participaron en el consejo, fue explícita: "Me he rapado la cabeza para luchar. Esta tierra es de mis antepasados y va a ser de mis nietos".

La revista Istoé, que ha destapado el caso, conectó en Nueva York con los abogados Braun & Goldberg, que defienden a la compañía. Allied Cambridge negó los hechos, pero luego, ante las pruebas fehacientes, se limitó a decir que hay que esperar a lo que diga el Gobierno de Brasil.

Turismo "ecológico"

La responsable de la notaría de São Félix do Xingú, donde se firmó la venta de la reserva, Maria do Socorro de Souza, ha afirmado no saber que en la finca había una reserva autorizada de indios. Pero, según el diario O Liberal de Belém, el negocio de la Allied Cambridge se realizó a través de su filial en Brasil, la Worldwide Ecological Handling Timber, y con títulos falsos de propiedad que datan de 1843. Dulce Leoncy, presidenta del Instituto de Tierras de Pará, afirma que en todo ese Estado no hay ninguna propiedad privada de tal magnitud que pueda ser vendida. El dueño sería un tal Jovelino Nunes Batista, a quien sin embargo nadie parece conocer. Según Leoncy, uno de los mayores problemas de Pará es "el cambalache de títulos falsos". Los planes de la empresa son enormemente fantasiosos: crear grandes polos de turismo ecológico. Ningún responsable de la compañía se ha presentado en público.

El Gobierno de Brasil ya ha empezado a intervenir. El ministro de la Reforma Agraria, Raúl Jungmann -que hace unos meses anuló miles de títulos de propiedad de grandes colonos- se ha mostrado indignado y ha asegurado: "Si alguien ha actuado ilegalmente, lo va a pagar caro". Mientras, el fiscal de la República, Ubiratán Cazetta, ha dado el primer paso para anular la compra y ha revelado: "Existe la sospecha de que el propietario Jovelino, que ha vendido los terrenos, ni siquiera exista y sea sólo un fantasma creado para respaldar la operación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de febrero de 2000