Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consorcio del Besòs insta a la Generalitat a que negocie ayudas para el río

La regeneración del último tramo del río Besòs, desde el Pont del Molinet, en Santa Coloma de Gramenet, hasta la desembocadura en el mar, supondrá una inversión de más de 3.500 millones de pesetas. El Consorcio del Besòs instó ayer a la Generalitat a que tramite la demanda de los fondos europeos para financiar ese proyecto, que, además, coincide con otra actuación de envergadura en ese mismo tramo del río: el desmantelamiento de las actuales centrales eléctricas y las torres de alta tensión.En la actualidad, el consorcio está tratando con la Generalitat la posibilidad de reclamar los fondos Feder, y el concejal de Urbanismo de Sant Adrià, Joan Callao, manifestó ayer que su localidad "no entendería una negativa como respuesta". Callao destacó, además, que el proyecto ya fue aprobado en su totalidad en Bruselas y que, por ello, la regeneración de la primera fase, desde Montcada i Reixac hasta Santa Coloma, fue subvencionada en un 80% por la Unión Europea.

Para el segundo semestre de este año está previsto que se determinen los proyectos que puedan contar con financiación europea, que en el caso de los fondos Feder requieren un acuerdo entre la Administración central y la autonómica. La subvención de los fondos Feder es del 50% del coste del proyecto. En este sentido, el Consorcio del Besòs no renuncia a que la regeneración de la desembocadura pueda acogerse a los fondos de cohesión ya que financian hasta el 80% de la inversión.

Zona de paseo

Callao y el teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, Xavier Casas, presentaron ayer el proyecto para la regeneración de la segunda fase del río en una extensión de 36 hectáreas que corresponden a los últimos 2.700 metros del río antes de su desembocadura en el mar. Se trata de continuar con la reforma ya realizada en la primera fase, que consiste en el ajardinamiento del margen derecho del río como espacio público y la ampliación y construcción de nuevas presas de agua.

De forma paralela, el consorcio ya ha aprobado el proyecto para la construcción de las galerías de servicio en ese mismo tramo, que permitirán sustituir las torres de alta tensión. Casas informó de que el coste de la construcción de las galerías será de unos 700 millones de pesetas, que sufragará el Consorcio del Besòs. La compañía Endesa correrá con la inversión más importante, de 100.000 millones de pesetas, para sustituir las actuales centrales por otras de ciclo combinado, además del desmantelamiento de las torres de alta tensión. La compañía eléctrica ya ha iniciado el derribo de algunos edificios de la térmica de Sant Adrià.

El teniente de alcalde agregó que los trabajos de la construcción de las galerías de servicio, que se situarán en el margen izquierdo del río podrán iniciarse en el 2001, de manera que en el 2002 puedan desconectarse las actuales líneas de alta tensión aéreas y retirar las torres.

El Consorcio del Besòs aprobó ayer que se encargue el proyecto del plan especial para el barrio de La Mina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000

Más información

  • Recuperar el cauce cuesta 3.500 millones