Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza la peatonalización de la Gran Vía bilbaína

Bilbao inició ayer las obras de peatonalización de la Gran Vía, su arteria principal, que se prolongarán hasta finales de año. Los trabajos se acometerán por fases, lo que reducirá la afección a vecinos, comerciantes y viandantes, y durante su ejecución sólo circularán -en dos carriles que se habilitan- autobuses y vehículos de carga y descarga.Las obras, con un presupuesto de 700 millones de pesetas, afectan al tramo más céntrico de la Gran Vía (un área de 300 metros de longitud) y será la primera peatonalización de envergadura tras la acometida en el Casco Viejo después de las inundaciones de 1983. Bilbao se ha quedado rezagada en esta materia respecto a Vitoria y San Sebastián, que tienen gran parte de sus ensanches restringidos al tráfico.

En la primera fase, que se prolongará hasta mayo, desde ayer está cortado al tráfico el tramo entre El Corte Inglés y el Palacio de la Diputación. Las dos posteriores se centrarán en los alrededores de la Diputación y hasta la plaza Elíptica. El Ayuntamiento informó de que la circulación de vehículos se realizará por calles adyacentes (por las alamedas de Urkijo y Rekalde, en un sentido, y las calles Ercilla y Colón de Larreategi, en el otro). El consistorio admite que habrá saturación de vehículos en estas zonas, pero, por ahora, no establecerá ninguna medida especial. Si la situación se agrava, se prevé cambiar el tiempo de espera de los semáforos y, en último término, eliminar aparcamientos de la adyacente calle Elkano.

Este proyecto de peatonalización ha sufrido varias demoras. Se anunció hace casi dos años y medio, y en principio iba a comenzar en 1998; luego, a principios del pasado año y la fecha definitiva ha sido finales de enero de 2000. Los trabajos se podían haber adelantado a septiembre pasado, pero se atendieron las peticiones de los comerciantes, que optaron por evitar las obras durante la Navidad, Reyes y el comienzo de las rebajas de enero, las épocas de mayor actividad comercial.

En cambio, la peatonalización de la calle Ercilla, que se inició en octubre pasado, prosigue según los plazos previstos. Los trabajos finalizarán en septiembre y actualmente se está actuando en la zona entre Rodríguez Arias y Licenciado Poza.

El concejal de Obras y Servicio, Ibon Areso, resaltó ayer que el objetivo de ambas obras es facilitar la accesibilidad del peatón, creando un entorno más amigable para la actividad diaria y comercial en la ciudad, y reducir la presencia del tráfico. "Que la gente se acostumbre a no utilizar el coche y desplazarse a pie o en transporte público", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 2000

Más información

  • El tramo más céntrico quedará cerrado al tráfico, salvo los autobuses, para finales de año