Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del CSIC atribuye los "aerolitos" a un raro efecto meteorológico

Una mujer de Almería asegura haber sido alcanzada por un bloque de hielo

El presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), César Nombela, atribuyó ayer a un raro fenómeno meteorológico cuatro de los impactos de supuestos aerolitos, ocurridos en España alrededor de los días 10 a 12. Los más de 40 bloques hallados con posterioridad son probablemente bromas, fraudes o errores. Nombela dio por descartadas la hipótesis del cometa y la de la fuga de un avión. Entretanto, una anciana del municipio de Suflí (Almería) resultó lesionada levemente por un impacto de hielo, sobre cuyo origen había dudas.

Nombela declaró en Villaviciosa (Asturias) que ya se ha "descartado" que los bloques de hielo procedan de cometas o aviones, informa Efe. El presidente del CSIC señaló que todos los indicios hacen suponer que los denominados aerolitos se deben a "fenómenos naturales poco frecuentes", y añadió que ya se han documentado con anterioridad otros casos de masas de agua que se condensan en las capas altas de la atmósfera y que desencadenan la caída de bloques de hielo similares a los actuales.Con estas declaraciones, Nombela iba más lejos que los científicos coordinados por el propio CSIC que ayer seguían analizando las muestras desde todos los ángulos técnicos, en la esperanza de alcanzar hoy una conclusión firme. El coordinador de estas investigaciones, el geólogo Jesús Martínez Frías, aseguraba anoche que ni él ni el equipo a su cargo han descartado todavía ninguna de las hipótesis, ni lo harán hasta concluir los análisis. Tampoco se inclinan de momento por ninguna de ellas.

De entre los más de 40 bloques de hielo aparecidos por España desde el pasado día 8, los científicos han decidido centrarse en sólo cuatro objetos detectados en los primeros días, los únicos a los que, en principio, dan credibilidad como verdaderos impactos (en realidad, empezaron analizando cinco objetos, pero uno de ellos ha demostrado ya ser un fraude).

Uno de los bloques de hielo que ofrece mayor credibilidad es el caído en Tocina (Sevilla) el pasado día 10, por tres razones: hay testigos del choque, produjo daños notables en un coche aparcado y -sobre todo- ocurrió antes de que la fiebre del aerolito sembrara todo el país de supuestos impactos de veracidad dudosa, y en muchos casos de falsedad demostrada, obras de bromistas o productos del exceso de celo ciudadano o de la histeria colectiva. La extensión del fenómeno ha tenido incluso su reflejo en Internet, donde una página web titulada Aeroliting ofrece una serie de consejos para que cada uno se fabrique su propio aerolito (http://perso.wanadoo.es/tm gen/aerolito.htm).

Al margen del equipo coordinado por el CSIC, un grupo de la Universidad de Valencia ha avanzado ya resultados sobre dos objetos hallados el sábado en Meliana y el martes en Godella, ambas localidades del área metropolitana de Valencia. El químico Salvador Garrigues aseguró que el objeto de Meliana se trata de una combinación de cloruro sódico (sal común) y sulfato cálcico (yeso). Esta roca, según confirmó ayer Martínez Frías, se trata de una evaporita, un material común en la superficie terrestre, y que no puede haber caído de parte alguna. El objeto de Godella sí es una masa de hielo.

Entretanto, en el pueblo almeriense de Suflí (246 habitantes), Juana Sánchez, viuda de 70 años, resultó ayer lesionada por un bloque de hielo. La mujer contaba ayer: "Eran las diez y media de la mañana cuando salí de casa para ir al médico. Iba por la calle tranquilamente y de repente sentí una corriente de aire. Al momento algo me golpeó en el hombro. Me asusté y sólo me dio tiempo a ver un bloque de hielo antes de que las piernas empezaran a flojearme. Di algunos pasos hacia atrás y me caí desvanecida en el suelo".

Antes de desplomarse, la mujer tuvo tiempo para pedir auxilio a tres obreros que trabajaban abriendo una zanja a escasos metros. Antonio, Bartolomé y Emilio acudieron alarmados por los gritos de la anciana. "Estaba muy nerviosa cuando llegamos", explicó uno de ellos. "Llamamos al médico, que llegó rápidamente, y cogimos del suelo el bloque. Estaba muy frío, pero no pesaba mucho. Un bloque de hielo de ese tamaño tendría que pesar bastante más".

El bloque de hielo, de unos 40 centímetros de largo por 12 de alto, que golpeó a la mujer en el hombro derecho y después le rebotó en el pie, fue recogido por la Guardia Civil del cercano municipio de Purchena. El bloque cayó en la calle Las Heras, delante de una casa deshabitada. Algunos vecinos que tuvieron la oportunidad de ver y tocar el hielo aseguraban ayer que desprendía un inconfundible olor a pescado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de enero de 2000