Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Turquía aplaza la ejecución de Ocalan a la espera del veredicto del Tribunal de Estrasburgo

Tras una maratoniana reunión de siete horas, los líderes de la coalición tripartita que gobierna Turquía acordaron ayer suspender la ratificación política de la sentencia a pena de muerte contra el líder kurdo Abdallah Ocalan hasta que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo se pronuncie sobre su apelación. Sin embargo, el primer ministro turco, Bulent Ecevit, advirtió ante la prensa de que Turquía se reservará el derecho de ejecutar la sentencia si los rebeldes kurdos violan la tregua o si se registran en Europa movimientos contrarios a los intereses del país.

La decisión de Estrasburgo podría tardar casi dos años en ver la luz, periodo de tiempo en el que el Ejecutivo intentará llegar a un consenso para eliminar definitivamente la pena capital del Código Penal turco.Por el momento, los días de Ocalan, el líder de la guerrilla separatista kurda del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), continuarán transcurriendo en la isla-prisión de Imrali, en el mar de Mármara. Ecevit, consiguió ayer el beneplácito del líder del Partido de Acción Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, para evitar que el caso Ocalan llegue al Parlamento antes de escuchar la resolución de Estrasburgo. La Corte Europea juzgará, a petición de la defensa, si el líder kurdo tuvo un juicio justo, una decisión que Turquía, como país firmante de la Convención Europea de Derechos Humanos, está formalmente obligada a acatar.

Los argumentos de estabilidad gubernamental y acercamiento a Europa esgrimidos por el primer ministro han terminado por dinamitar la férrea postura de Bahceli, quien hasta el último momento defendía la continuación del procedimiento político y la votación en el Parlamento de la ejecución del líder kurdo. Bahceli, sin embargo, no cedió sin anotar ciertas concesiones para su partido de extrema derecha y logró que el comunicado difundido tras la reunión incluyera ciertas reservas del Gobierno turco a la hora de ejecutar la condena de Ocalan.

Ecevit, que cuenta con el apoyo de la tercera fuerza en el Gobierno, la formación de centroderecha Partido de la Madre Patria (ANAP), defendió su tesis respaldado por los informes de la Agencia Nacional de Inteligencia (MIT), del ministro de Justicia, Hikmet Sami Turk, y del ministro de Asuntos Exteriores, Ismail Cem.

El Gobierno turco demuestra con este gesto su deseo de allanar el camino hacia la plena integración en la Unión Europea (de la que ya es candidato oficial), al tiempo que Ecevit logra afianzar la estabilidad de una coalición cuyo principal punto de desencuentro en ocho meses de convivencia ha girado en torno al caso Ocalan. Una estabilidad de la que Turquía depende si se propone aprobar el paquete de medidas destinado a combatir la siempre creciente inflación y acercarse de este modo a los requisitos económicos mínimos exigidos para ser miembro de pleno derecho de la Unión Europea.

Por otra parte, optar por la espera de dos años más para clarificar el futuro del líder kurdo permitirá al Gobierno turco la posibilidad de llegar a un consenso sobre la definitiva abolición de la pena de muerte del Código Penal. De hecho, los preparativos para esta modificación comenzarán el próximo lunes con la reunión de una comisión del Ministerio de Justicia que ajustará la redacción del texto final a los criterios establecidos por la UE antes de someterlo a votación en la Cámara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de enero de 2000

Más información

  • El primer ministro Ecevit quiere eliminar entretanto la pena de muerte del Código Penal