Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

EEUU arría su bandera en el canal de Panamá un día antes por temor a incidentes

ENVIADO ESPECIALLa última bandera estadounidense que ondeaba en el Canal fue arriada anoche, un día antes de lo previsto, en una escueta ceremonia a la que asistieron funcionarios de EEUU y Panamá. Según fuentes oficiales la ceremonia fue adelantada para evitar incidentes. Verbenas y cotillones con música de salsa y brindis patrios, encendidos discursos en despachos y plazas, y un generalizado orgullo nacionalista acompañarán hoy la devolución a Panamá del canal construido por Estados Unidos en el istmo centroamericano.

El 70,4% de los panameños piensa que su país no está en condiciones para defender el canal y sus fronteras, según una encuesta publicada por el diario La Prensa.A las doce y un minuto de este mediodía, a pedido de las autoridades y de la histórica efeméride, automovilistas y pilotos de lanchas y buques costeros harán sonar sus bocinas o silbatos porque para entonces se habrá completado la transferencia de la histórica vía acuática de 76 kilómetros que enlaza los océanos Pacífico y Atlántico.

El canal aportó este año fiscal 568,9 millones de dólares (casi 91.000 millones de pesetas) en el peaje cobrado a los barcos que lo transitan, a razón de 36 diarios. Trabajan en sus diferentes tramos y oficinas 9.136 empleados, 8.832 nacionales.

Panamá, provincia de Colombia, consiguió la independencia en 1903 porque así lo quiso Estados Unidos para construir una obra que hizo leyenda, obligó a la contratación de 70.000 braceros y aún condiciona el futuro de la nación istmeña. Pasan a ser patrimonio nacional los terrenos ribereños donde se asentaban las bases militares.

Pantallas de televisión gigantes han sido instaladas en varios puntos de la capital y ciudades del interior para que los panameños puedan seguir, desde la calle, la ceremonia de entrega. Conciertos, fuegos artificiales y 21 cañonazos anunciarán asimismo el cumplimiento del tratado de entrega firmado en 1977 por el difunto general Omar Torrijos y el presidente James Carter. El Tratado de Neutralidad anexo, una auténtica espada de Damocles, establece que Estados Unidos podrá intervenir militarmente si considera que peligra el funcionamiento del canal.

El Gobierno niega que esto vaya a ocurrir algún día, y ha reiterado al mundo que nada tiene que temer, ni siquiera el efecto 2000 porque el manejo de las esclusas es casi todo mecánico, con perillas e interruptores que datan de principios de siglo.

Promesas de Moscoso

Panamá, prometió la presidenta, Mireya Moscoso, asume el resto, cumplirá a satisfacción con el tráfico marítimo internacional y establecerá las medidas y acuerdos necesarios para proteger el cauce artificial, inventado en 1880 por el ingeniero francés Ferdinand de Lesseps, triunfador en Suez.

El renacimiento de la autoestima e identidad nacionales no oculta las preocupaciones de los sectores hacia la izquierda. "Lo importante no es preocuparme si vienen o no vienen [los norteamericanos], sino que nosotros no brindemos ningún tipo de excusa para que esto suceda", subraya el político y cantautor panameño Rubén Blades, el intérprete de Pedro Navaja, protagonista de un concierto gratuito llamado Patria Entera. Grupos de activistas recordarán en actos paralelos a los compatriotas que perdieron la vida protestando contra la presencia gringa, y la derogación del Tratado de Neutralidad.

Los seguidores de Torrijos, fallecido el 31 de julio de 1981, acudirán a la plaza Cinco de Mayo, la misma en que el general explicó los tratados sobre el canal. Hablará Martín Torrijos, uno de los seis hijos del caudillo, y después encabezará una marcha de dos kilómetros hacia el edificio de la administración del canal, donde el embajador de Washington, Simón Ferro, entregará a Moscoso el control de las esclusas.

Desde hace semanas, en cartelones y cuñas propagandísticas, el Partido Revolucionario Democrático (PRD), fundado por Torrijos, evoca su memoria. "El canal es nuestro: gracias, Omar", dice una pancarta.

Ese partido ha acusado al Gobierno de Moscoso, viuda del caudillo conservador Arnulfo Arias, derrocado en 1968 por Torrijos, de minimizar la figura del panameño que firmó con Carter los tratados de entrega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de diciembre de 1999

Más información

  • Más del 70% de los panameños cree que su país no puede defender las instalaciones