Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Después de la varicela

El herpes Zóster es una infección producida por el virus de la varicela Zóster. Puede presentrarse a cualquier edad, incluso en la infancia, siempre que antes se haya padecido la varicela, aunque haya sido de forma asintomática. Lo más habitual es que el primer contacto con la varicela confiera una inmunidad durante años. En la edad adulta, el virus, que desde la varicela quedó acantonado en los ganglios sensitivos del sistema nervioso o en la corriente sanguínea, se reactiva como Zóster.Un estudio español analizó los casos diagnosticados entre octubre de 1996 y enero de 1997 en 484 centros de atención primaria y los servicios de urgencia de 13 hospitales españoles, que comunicaron 1.815 y 196 casos, respectivamente. Según este estudio, el 90,6% de los Zóster se diagnosticó en el medio extrahospitalario, con una tasa de incidencia anual de 1,24 por mil habitantes.

De los casos atendidos en la urgencia hospitalaria, la manifestación clínica más frecuente fue el dolor (70,7%), que constituyó el primer motivo de consulta.

Según Juan Picazo de la Garza, director del estudio y catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense de Madrid, la reactivación del virus herpes Zóster se relaciona con déficit inmunológicos, permanentes o transitorios. Los factores desencadenantes se asocian con una bajada de las defensas más o menos importante. Esto también explica que el proceso sea más frecuente y generalmente más severo en las personas de más edad y en aquellas que tienen el sistema inmunológico afectado por alguna razón.

En las personas con bajas defensas la incidencia es de 20 a 100 veces mayor que en la población general y el herpes tiende a ser más grave. Los episodios de Zóster sólo se repiten en, como mucho, un 4% de los casos. La infección en las personas sanas se explica, según Picazo, "por pequeños y transitorios déficit inmunológicos, por haber padecido alguna enfermedad, aunque no sea grave, como un proceso febril o un trauma emocional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999