Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE recuerda a Ankara que no entrará en Europa con una ejecución

Londres / Berlín

"Me enfrentaré con gran madurez, como Sócrates, a la muerte", escribió ayer Abdalá Ocalan tras conocer la confirmación de la sentencia que le condena a muerte, según se pudo leer en una nota difundida por el Frente Nacional de Liberación del Kurdistán en Viena. El testimonio de Ocalan, recogido por sus abogados, también señala que la sentencia "condena a la nación más antigua y al pueblo más viejo, el kurdo".Madurez es lo que le pidió ayer la Unión Europea a Turquía para "no ejecutar" la sentencia. La Comisión Europea recordó ayer a Turquía, "como a los demás candidatos [a entrar en la Unión Europea], que se espera de ellos que supriman la pena capital si quieren convertirse en miembros de la UE". Javier Solana, representante de la política exterior de la UE, le expresó ayer a Izmail Cem, ministro turco de Exteriores, su "decepción" con la decisión del Supremo y le advirtió de la importancia que tiene el tema de la pena capital a la hora de evaluar la entrada de Turquía en la Unión. Los Gobiernos de Alemania, Francia e Italia también se mostraron contrariados.

La organización Amnistía Internacional, desde Londres, pidió la anulación inmediata de la pena de muerte contra el líder kurdo, impuesta "tras un juicio claramente injusto". "La reanudación de las ejecuciones en Turquía supondría un golpe a los derechos humanos en el país y un serio revés para la abolición de esta pena en Europa", explica la organización en un comunicado.

La decisión del Supremo turco provocó ayer incidentes menores. En Ankara, la principal organización defensora de los derechos humanos (IHD) denunció que familiares de soldados muertos en combate con la guerrilla kurda asaltaron su sede y les golpearon. Mientras, en Alemania, donde se mantiene una gran colonia kurda, se produjeron pequeñas manifestaciones en apoyo a Ocalan, aunque no se registraron incidentes.

Por otra parte, Murat Karayilan, miembro del Comité Central del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), pidió el sábado asilo en Holanda, según informó ayer el Ministerio de Justicia holandés. A Karayilan también le busca la justicia turca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de noviembre de 1999