EL 'CASO OÑEDERRA'

El fiscal y el general Manglano recurrieron el auto del juez

El fiscal de la Audiencia Nacional, Pedro Rubira, presentó ayer, con el visto bueno del fiscal jefe, Eduardo Fungairiño, un recurso de reforma contra el auto del juez Baltasar Garzón que acordaba elevar exposición razonada al Tribunal Supremo sobre las presuntas responsabilidades de Felipe González en los GAL.El recurso de Rubira presentado ante el propio Garzón sostiene que "de lo actuado en el procedimiento no se desprende, directa ni indirectamente, la existencia de nuevos indicios de criminalidad en los que fundar el principio de culpabilidad del ex presidente del Gobierno, hoy diputado, Excmo. Sr. D. Felipe González".

"Por el contrario", agrega, "las diligencias de investigación esenciales practicadas en este sumario (...) fueron estudiadas en el caso Marey" al que fueron incorporadas "dando lugar a un análisis profundo de las mismas".

Más información

El fiscal destaca que "la Sala Segunda del Supremo tuvo la oportunidad de resolver ya sobre la posible imputación del ex presidente del Gobierno" basándose en las declaraciones realizadas por Ricardo García Damborenea, las cuales "fueron valoradas como afirmaciones -en clave política- carentes de corroboración objetiva y que se refieren genéricamente a una decisión de estrategia antiterrorista [intervenir en Francia contra ETA, con o sin el acuerdo de los franceses] supuestamente adoptada por el entonces presidente del Gobierno". El Supremo señalaba entonces, el 5 de noviembre de 1996, que las manifestaciones de Damborenea "carecen de la precisión mínima indispensable para fundamentar una imputación judicial".

Rubira señala también que el acta fundacional de los GAL ya fue aportado en el caso Marey y que de la misma no se infirió indicio alguno para formular una imputación contra el ex presidente del Gobierno. También califica de "espurias" las declaraciones de Perote sobre la elaboración del sello de caucho con las siglas y anagrama de los GAL "al no quedar comprobadas por diligencias judiciales posteriores".

Cosa ya juzgada

Luis Rodríguez Ramos, abogado defensor de Manglano, presentó ayer también recurso contra la decisión de Garzón. El letrado alega que el asunto es cosa juzgada, ya que los mismos papeles sirvieron para imputar a Manglano en los casos Marey y Lasa y Zabala y ya quedó libre de acusación.Rodríguez Ramos entiende que no existen indicios suficientes para vincular al Cesid o a su director en la creación de los GAL o en estos asesinatos. El caso Oñederra investiga la creación de la citada banda terrorista y cuatro asesinatos cometidos en el sur de Francia y reivindicados por los GAL en diciembre de 1983 y principios de 1984.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de noviembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50