Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gerontología con "label" de calidad

La Fundación Matía es la primera entidad socio-sanitaria que recibe el certificado ISO 9002

No sólo las empresas se preocupan ahora por lograr la mayor calidad en sus productos y procesos. También los centros e instituciones que atienden a personas persiguen ese objetivo, ya sea para ofrecer un servicio sociosanitario a los mayores de la población o para educar a los más pequeños. En menos de una semana, un centro de atención al mayor de Guipúzcoa ha obtenido la certificación de calidad ISO-9002 y un centro escolar de Vitoria ha logrado la Q de plata por haber conseguido la mejor calidad en su gestión.La Fundación Matía, que posee centros y servicios en San Sebastián, Lasarte, Zarautz y Hernani, tiene empleados a 450 profesionales y atiende a una parte muy importante de la población anciana de la provincia. Cada día son tratados en los diferentes centros gerontológicos de la Fundación 580 personas y otras 650 son atendidas en los servicios de rehabilitación. En 1998, en la unidad hospitalaria fueron ingresadas 547 personas con una media de edad de 77 años.

La directora de Calidad de la Fundación Matía, María Isabel Genua, cree que el tratamiento que se está ofreciendo a los ancianos actualmente es diferente al de hace unos años. "El anciano tiene menos miedo a la hora de venir porque los centros no son como antes y porque, además, cuando llegan aquí el deterioro físico y mental que tienen es muy elevado", asegura Genua.

La política del departamento de Servicios Sociales de Guipúzcoa es favorecer que el anciano permanezca en su domicilio el mayor tiempo posible, facilitándole todo tipo de ayudas para que no se sienta abandonado o acuda a centros de día, donde se dispensa atención ambulatoria. "Cuando los ancianos llegan a la Fundación Matía muchas veces se debe al agotamiento familiar. Un porcentaje muy alto de las personas que viven en los centros gerontológicos padecen importantes transtornos mentales y todavía las familias no están preparadas para atender a esas personas", explica Genua.

La Fundación Matía cuenta en la actualidad con seis centros gerontológicos, tres centros de día, un hospital y seis centros de rehabilitación ambulatoria, en los que, además de la asistencia sociosanitaria tiene servicios dedicados a la alimentación, a la atención farmacéutica, los cuidados paliativos o la asistencia psicosocial. Los principales objetivos que se han marcado en la Fundación, para los próximos años son desarrollar el modelo de calidad total, abrir nuevos campos de actuación para tratar las carencias de los ancianos y colaborar con las instituciones para ayudar a mejorar su calidad de vida.

Si los más de cien años que tiene la Fundación no han sido impedimiento para lograr el certificado de calidad, muchos menos lo ham sido los 117 que tiene el centro de las Ursulinas en Vitoria, que ha pasado a ser una de las siete empresas del País Vasco que pertenecen al club 400 de la Fundación Vasca de Calidad. Este colegio, fundado en 1882, cuenta con 1.237 alumnos .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999