_
_
_
_

El Carlos Haya de Málaga incorpora un acelerador lineal contra el cáncer

Pacientes, médicos y sindicatos vieron satisfecha ayer una vieja reivindicación: un acelerador lineal para el tratamiento de enfermos oncológicos del Carlos Haya de Málaga. El hospital era el único de su nivel en Andalucía que carecía de este aparato, cuya puesta en marcha ha costado unos 400 millones de pesetas al Servicio Andaluz de Salud (SAS). El equipo permitirá radiar a más de 40 personas diarias, que hasta ahora eran derivadas clínicas privadas o a hospitales de otras provincias.

Para su entrada en funcionamiento ha sido necesario construir un búnker de hormigón, algunos de cuyos muros tienen más de un metro de espesor a fin de evitar las radiaciones al exterior. El aparato es manejado desde fuera por dos especialistas y se vigila mediante cámaras de televisión. Por sus características es el más avanzado de la red pública andaluza. El acelerador permite concentrar la máxima dosis sobre el tumor y minimizar las radiaciones sobre los tejidos sanos, lo que reduce considerablemente los efectos secundarios. Hasta ahora la sanidad pública carecía de este aparato, lo que obligaba a derivar pacientes a clínicas privadas y a hospitales de otras provincias. El nuevo equipo permitirá optimizar la atención a los enfermos, ya que el diagnóstico, las intervenciones quirúrgicas y el tratamiento radioterápico se concentrarán en el hospital.

El delegado de Salud, José Luis Marcos, reconoció ayer que se cubría "una necesidad imperiosa" de la red sanitaria. El acelerador llega con tres años de retraso ya que en 1995, el entonces delegado provincial, Francisco Cano, comprometió el equipo para el año siguiente después de que UGT denunciara en varias ocasiones que mientras el SAS carecía de este aparato, en una clínica privada se radiaba hasta de madrugada. En Málaga se detectan al año unos 4.000 nuevos casos de cáncer, de los cuales la mitad necesita someterse a radiaciones.

Los médicos aclararon que la unidad de Cobalto 60 del hospital continuará en funcionamiento ya que es más adecuada para la irradiación corporal total, técnica utilizada en pacientes que van a ser sometidos a un transplante de médula ósea. En la actualidad sólo tres provincias andaluzas carecen de un acelerador lineal: Almería, Jaén y Huelva. En Málaga, hay ahora tres aparatos de este tipo, uno en el Carlos Haya y dos en el sector privado.

Ismael Herruzo, el jefe del servicio de oncología radioterápica, avanzó que en breve se abrirá una unidad de braquiterapia, que se aplica en tumores ubicados en órganos móviles, como el pulmón y el esófago. El búnker ha sido construido de manera que en el futuro pueda añadirse un segundo acelerador. En la actualidad, entre el 55% y el 60% de los cánceres que se diagnostican, se curan; porcentaje que en el caso de los tumores infantiles llega al 70%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_