Un estudio de calidad sugiere elevar a cinco años la duración de varias titulaciones en Granada Los cuatro cursos actuales producen una excesiva carga lectiva en alumnos y profesores

Cuatro años son insuficientes para desarrollar los contenidos de una titulación. Un estudio del Gabinete de Evaluación y Mejora de la Calidad de la Universidad de Granada llega a esta conclusión después de analizar cuatro carreras de la Facultad de Filosofía y Letras y propone reformar sus planes de estudio para volverlos a impartir en cinco años. Los actuales planes, reapartidos en cuatro cursos, producen excesiva carga lectiva en alumnos, agobiados por exámenes y trabajos. De esta presión tampoco se libran los profesores, que comparten con ellos unos horarios irracionales y maratonianos.

El número excesivo de asignaturas troncales y optativas de pocos créditos "en las que el profesorado no escapa a la convicción de dar más materia en poco tiempo", todas con sus exigencias y exámenes, trae como consecuencia un incremento del fracaso académico. En definitiva, según este estudio, pocos alumnos consiguen acabar en los cuatro años previstos las titulaciones de Filología Árabe, Filología Francesa, Filosofía e Historia.El grán número de asignaturas en que los estudiantes deben matricularse para completar los créditos por curso desemboca en unos horarios irracionales. Los alumnos se ven obligados a estar en el centro mañana y tarde, lo que los priva de tiempo de estudio, lectura y participación en actividades culturales y deportivas.

Por ello, el estudio aboga por la revisión de los planes de estudio -competencia del Ministerio de Educación- de estas titulaciones y el regreso a los cinco cursos, apenas cuatro años después de su reducción a cuatro.

El primer análisis realizado por el Gabinete de Evaluación revela otras carencias en las titulaciones estudiadas

Filología Árabe

Los estudiantes aprenden poco árabe. El estudio plantea la necesidad de aumentar el número de créditos de esta lengua y de modernizar su enseñanza con laboratorios y medios audiovisuales. Considera un perjuicio para los alumnos tener que cursar 12 créditos del área de Hebreo.

Tampoco hay suficiente personal docente. El alumno inicia los estudios de esta filología con escasos conocimientos de árabe y apenas dispone de lectores nativos. Los profesores tienen un exceso de carga docente, no gozan de año sabático y cuentan con pocos profesores ayudantes, lo que también dificulta la incorporación al Departamento de jóvenes licenciados con la tesis recién acabada. Por cierto, Marruecos no reconoce el grado de doctor otorgado por la Universidad de Granada.

La investigación es escasa. Quizá porque también lo son las infraestructuras, presupuestos y subvenciones existentes.

Filología Francesa

Los alumnos están satisfechos con las clases teóricas. No así con las prácticas, algunas de ellas masificadas, y con la "débil" oferta de asignaturas optativas. En este sentido, el estudio de evaluación considera que sería positivo que el Departamento abra la posibilidad a estudios en campos afines y efercicios profesionales distintos de la docencia, como la economía, el turismo y las relaciones internacionales.

Los estudiantes hacen poco uso de las tutorias. También infrautilizan la biblioteca y los laboratorios de idiomas. La red de información de la titulación es deficiente, lo que provoca desinformación en el alumnado y agudiza sus reticencias a participar en el Departamento.

El estudio echa de menos una actividad investigadora de "más largo alcance" e integrada en grupos estables que conduzcan a "resultados menos circunstanciales y dispersos".

Filosofía

La falta de profesorado afecta a los estudios de tercer ciclo, ya que los docentes asociados y ayudantes no pueden participar en estos estudios ni en programas de intercambio o estancias en el extrajero. Además, el estudio concluye que el profesorado no toma conciencia del exceso de carga lectiva del alumnado.

El presupuesto es insuficiente para subsanar las carencias de los sistemas informáticos de que dispone el Departamento para docencia e investigación.

Alumnos y profesores demandan mayor comunicación mútua e información y echan en falta reuniones periódicas.

Historia

Los docentes se sienten discriminados y marginados por las autoridades académicas respecto a otros departamentos y facultades. Pero el estudio reconoce la tendencia al envejecimiento del profesorado y la dificultad para encontrar docentes de relevo debido a la escasa preparación.

Al igual que en el resto de titulaciones, los alumnos no usan las tutorías. Las clases prácticas son pocas y es necesario "reconsiderar un sentido más flexible e imaginativo que, incluso, conllevase la incorporación de personal ayudante y de becarios de FP1".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS