Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carta legal a la fiabilidad de la firma a través de ordenador

Lo que se pretende con la firma digital es que tenga la misma validez, a efectos jurídicos, que la manuscrita. Por ejemplo: algunos miles de ciudadanos han hecho este año su declaración de la renta vía Internet. Para ello, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) fue la encargada de otorgarles una clave segura, correspondiente a los datos de identidad aportados por el contribuyente que prefirió presentar su declaración por Internet, en vez de formalizar el documento en papel.Al igual que este organismo, decenas de entidades, ya sean privadas o de la administración, operan ya en España. Visa, la Comisión Nacional del Mercado de Valores o los colegios de notarios y corredores de comercio (agrupados en la fundación Feste), son algunas de las entidades que actúan como depositarias de la firma segura. De acuerdo con la norma legal dictada ahora, sólo con apuntarse a un registro en el Ministerio de Justicia ya pueden actuar como intermediarios autorizados entre el ciudadano y la Administración.

Estas entidades pretenden entrar el mercado de la certificación de las transacciones electrónicas. Esas transacciones pueden ser comerciales -por ejemplo, la compra de un bien mueble- o la renovación del DNI en el futuro. Según la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, Feste certificará la firma en contratos civiles (como un testamento); Telefónica, en su caso, la de los clientes del comercio electrónico; y la FNMT, la de los documentos administrativos, como el pasaporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de octubre de 1999