Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
INFRAESTRUCTURAS EL AYUNTAMIENTO ORDENA DEMOLER LAS INSTALACIONES

El aumento de antenas ilegales en Alicante reaviva el proyecto de la torre de comunicaciones

Los grupos de la oposición en Alicante, socialista y Esquerra Urnida (EU), reclaman al gobierno local, del PP, que retome "con urgencia" el proyecto de torre de comunicaciones diseñado en 1994 por el arquitecto Santiago Calatrava. El Ayuntamiento ha tramitado media docena de expedientes sancionadores contra Telefónica, Airtel y Retevisión por instalar "ilegalmente" estaciones base de telefonía móvil en diversas azoteas de edificios de la ciudad. Las normas urbanísticas de Alicante prohíben estos elementos, y el Consistorio ya ha ordenado su demolición.

Una torre de comunicaciones zanjaría el problema, según la oposición. Para el portavoz socialista, José Antonio Pina, es "estrictamente necesario" que Alicante y su área metropolitana dispongan de una gran antena que dé cobertura a los servicios de la telefonía móvil, a las emisoras de radio y televisión y a las comunicaciones de los cuerpos de seguridad y emergencias.Pina aseguró que el PSPV introdujo una propuesta de torre de comunicaciones en su programa electoral, y pidió en una enmienda a los presupuestos municipales que se abriera una partida para la construcción de la antena. A su juicio, debería retomarse el proyecto diseñado en 1994 por el arquitecto valenciano Santiago Calatrava de unificar todas las antenas diseminadas por la ciudad en una gran torre que iba a levantarse sobre el promontorio del Tossal, en el Castillo de San Fernando.

Además de por razones de operatividad, Pina considera "urgente" la dotación por motivos estéticos. "El aspecto del Castillo de Santa Bárbara plagado de antenas es deplorable, un atentado paisajístico", dijo el concejal socialista.

En opinión del portavoz de EU, José Luis Romero, ha llegado ya el momento de que Alicante ponga fin al "fárrago de instalaciones". A su entender, el Ayuntamiento debería recuperar el proyecto de Calatrava que impulsó el ex alcalde socialista Ángel Luna.

El 20 de octubre de 1994, el ex presidente de la Generalitat Joan Lerma, el ex alcalde Luna y el arquitecto Calatrava presentaron la maqueta de la torre de comunicaciones de Alicante. Presupuestada en 850 millones de pesetas como una construcción vanguardista, la enorme torre de acero entraría en funcionamiento en el plazo de dos años, según se dijo entonces. El lugar elegido para su instalación fue el monte Tossal.

Allá arriba, en el epicentro de la ciudad, se alzaría un mastil de 95 metros de altura soportado por las murallas del siglo XIX que integran el conjunto arquitectónico. Lerma y Luna perdieron las elecciones autonómicas y locales de 1995, y de aquel proyecto emblemático de Calatrava no se volvió a hablar más. Hasta ahora.

Los técnicos municipales de Urbanismo se reunieron recientemente ante la avalancha de denuncias y quejas vecinales por la instalación de estaciones base de telefonía móvil en lo alto de muchos edificios de la ciudad. "Todas son ilegales", fue la conclusión de esa reunión. ¿Qué hacer? Expedientar a los responsables de las inslataciones -Telefónica, Airtel y Retevisión-, y ordenarles que las derriben.

Se escuda el Ayuntamiento en el artículo 55 del Plan General de Ordenación Urbana, que en su apartado número 5 no admite que este tipo de instalaciones sobresalgan de la altura máxima permitida en las edificaciones urbanas.

Los operadores de telefonía llegan a acuerdos privados con comunidades de propietarios para que les permitan la instalación de las antenas a cambio de dinero. Negocio redondo. "Algunas comunidades han cambiado los ascensores con ese dinero y han rebajado la cuotas de los comuneros", indican fuentes municipales.

Los operadores han respondido a los expedientes municipales en los tribunales. El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunidad Valenciana ya ha recibido varios recursos contencioso-administrativos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999