Jacques Dupin mete en catálogo la obra mironiana

El escritor francés Jacques Dupin vive con Joan Miró desde su primer encuentro en 1954 en la calle de Folgaroles, de Barcelona. Con Daniel Lelong y Jean Fremon forma sociedad desde 1981 para regentar las galerías Lelong en París, Zúrich y Nueva York, un nombre asociado a la obra mironiana. Autor de la primera gran monografía sobre el pintor, en 1961, con cinco nuevas ediciones que aumentan la documentación y la autoridad, Jacques Dupin, con la colaboración de Ariane Lelong-Mainaud, ha entrado en el catálogo razonado de las pinturas del artista.Dupin presentó ayer, en el homenaje a Pilar Juncosa en la Fundación de Palma de Mallorca, el primer volumen, que abarca desde 1908 a 1930. Es una edición de Daniel Lelong y Sucesión Miró, en inglés y con una tirada de 3.000 ejemplares. El proyecto, de seis volúmenes, abarca periodos hasta las obras de 1981, y aparecerán de forma escalonada hasta el año 2004.

Más información

"En Miró siempre hay algo desconocido, innovador y fresco que incita a seguir investigando, algún aspecto sorprendente que te impide caer en la rutina", declaró ayer Jacques Dupin. El biógrafo de Miró recordó su colaboración con el pintor a partir de 1956, recién instalado en el taller Sert para preparar una exposición de obra gráfica en un museo alemán, y sus estancias en el edificio Son Boter, donde Miró trabajaba las grandes telas y las esculturas. En las paredes de esta casa, llena de grafitos, está el pájaro que identifica como logotipo a la fundación.

Técnica y soportes

Como "pintor heterodoxo", uno de los criterios de catalogación se centró en el término pinturas, al decidir que englobaban tanto las técnicas como los soportes (tela, cartón, papel, saco, objetos). En este sentido, Joan Punyet Miró, que colabora en el catálogo general, declara que en las 2.040 pinturas estudiadas hasta ahora entra todo tipo de medios. "Miró era una persona muy metódica, y eso facilita la catalogación de sus obras, que se concentran en Estados Unidos, Europa y Japón". Las dificultades han surgido con el tratamiento de los títulos, ya que algunos son descriptivos y se han convertido en originales.El cuadro que no figure en esta catalogación científica se puede dar por falso. "El catálogo razonado dará a la Sucesión Miró una gran tranquilidad, ya que todos los cuadros estarán estudiados y localizados. Se va a convertir en el primer libro de referencia, donde expertos y estudiosos puedan conocer cada obra con una descripción exclusivamente técnica de sus características. Las obras que estén fuera de este catálogo son cuestionables, y se evitará la tentación de la falsificaciones".

Además de las pinturas, Emili Fernández Miró trabaja en el catálogo de esculturas, unas 400 piezas y sus series, que estará listo en dos años. La obra gráfica, que edita Lelong, se contiene en tres volúmenes y falta un cuarto por aparecer. También está pendientes el estudio de los 10.000 dibujos de Miró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 12 de octubre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50