La comarca del Bidasoa reclama espacio para acoger a las empresas de transporte

Irún y la comarca del Bidasoa juegan un papel clave en el sector del transporte por carretera. Por este enclave, situado en el eje atlántico, entre París y Madrid, pasan más de dos millones y medio de vehículos pesados al año. Todas las empresas guipuzcoanas del sector, parte de las vascas y algunas extranjeras han tenido que trasladarse hasta el único centro de transportes de la provincia. La sociedad que gestiona este polígono en Irún, Zaisa, con una ocupación del 100%, reclama más suelo industrial para no perder "oportunidades y clientes".

Irún es un embudo donde confluyen redes viarias tan importantes como la N-I, la N-121, que conecta con Pamplona, o la N-10 francesa que une Burdeos, la A-8 y la A-68, que es el eje París-Madrid. Además, la comarca del Bidasoa cuenta también con el puerto mercante de Pasajes y la estación intermodal de Renfe en Irún. Todos estos factores confluyen para hacer que la zona sea un punto estratégico en el sector del transporte.A la vera de esta situación, los empresarios del sector son conscientes de que están perdiendo oportunidades de negocio y clientes por la imposibilidad de crecer en estos momentos debido a la falta de espacio para aparcamientos y lugares de almacenaje, tal y como señalaba el último informe elaborado por la Asociación Empresarial Guipuzcoana de Transportes de Mercancías por Carretera (Guitrans). "Las empresas guipuzcoanas son competitivas, pero requieren que se les habilite mucho suelo industrial", indica José Manuel Elduayen, gerente de Zaisa, una sociedad que agrupa a 135 empresas y da empleo a 1.500 personas.

"Es necesario que desde las instituciones se haga una apuesta muy importante para solucionar este problema", señala quien dirige la gestión de este centro de transportes que no puede cubrir toda la demanda del sector, a pesar de que en el año 2002 duplicará su actual superficie de 20 hectáreas.

La Diputación de Guipúzcoa ha decidido apostar fuerte por este sector que goza de una buena salud y se ha involucrado en la construcción de un nuevo centro de transporte en el barrio donostiarra de Zubieta, con una superficie de 41.000 metros cuadrados, y la realización de la tecera fase de Zaisa.

Guipúzcoa sólo dispone de dos aparcamientos vigilados, los de Lintzirin (en Oiartzun) y el de Zaisa, con capacidad para un total de 215 camiones entre los dos. Guitrans cifra en 278.000 metros cuadrados la superficie útil total que debería existir en todo el territorio guipuzcoano para su empleo por el sector del transporte.

Futuros profesionales

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otra de las carencias a las que se enfrentaban los profesionales del transporte era la falta de formación. Al estilo de las universidades alemanas y francesas, donde se forma a los futuros profesionales con especialidades ligadas al sector del transporte y su logística, Irún toma ese testigo en el País Vasco para potenciar esta actividad. El pasado jueves se inauguró la fundación del Instituto de Transporte, Comercio y Marketing, en el que participan todos los agentes del sector.

Se trata de una fundación sin ánimo de lucro que pretende formar a gente joven, para que obtenga un título en cualquiera de las especialidades, y también reciclar a los que ya están trabajando. Sobre todo, incidir en la enseñanza a esos empresarios que pasaron de conducir su camión a, por ejemplo, constituir una empresa con una flota de más de 140 vehículos y que no pudieron entonces dedicarle el suficiente tiempo a su formación.

Irún, la segunda población más importante de Guipúzcoa, está inmersa ahora en su tercera transformación tras la desaparición del negocio aduanero, que aupó a la localidad a una posición de privilegio tras la creación en 1840 de la aduana francoespañola.

Por eso, los profesionales reclaman como urgente la mejora del único tramo no desdoblado de la N-I entre Madrid y la localidad fronteriza. Son 10 kilómetros, los que van de Irún a Rentería. "No sé cuál es la solución, si desdoblarlo o hacer gratuita la autopista, pero esta situación genera un gran caos circulatorio", reconoce José Manuel Elduayen, gerente de Zaisa.

El retrato robot del transportista guipuzcoano es el siguiente: transporte internacional, con destino a Francia o Alemania y un tipo de mercancía relacionada con la industria auxiliar del automóvil.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS