Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Desacuerdo

No me considero ni republicano ni un acérrimo defensor de la monarquía -cuántas pifias se han cometido bajo uno y otro signo a lo largo de la historia-, ni tampoco "rojo", "sociata" o "pepero", sino tan sólo un joven ciudadano de a pie cuya ideología trata de amarrarse más en los héroes del pasado -en los curiosos griegos, en los voluntariosos romanos, en Valle, en Baroja, en "Ramón", en Lorca y así un largo etcétera- que en los esperpentos que acaparan nuestra tragicomedia nacional.Una vez dicho este aviso para que no me cuelguen del cuello una cartela que me clasifique como "A" o "B" en esta sociedad tan a remolque del prejuicio, quiero expresar mi más absoluto desacuerdo con el trato que está recibiendo al nacimiento del retoño de la infanta Cristina; ni España ni el mundo entero están para que se le dedique a tal evento una media de 15 minutos -tirando por lo bajo- en los principales noticiarios nacionales.

Espero que la criatura crezca sana, feliz y dichosa a la par que los principales noticiarios nacionales se desprendan de su aura rosa y aborden su principal cometido: el de ofrecer una información que, amén de veraz, sea realmente seria e interesante. De los embarazos, genealogías reales y sucesiones al trono ya se encarga la siempre volátil prensa del corazón.- .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1999