Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía de Alicante quiere personarse en todas las denuncias por accidentes laborales

"El fiscal debe intervenir directamente en la fase de instrucción de las denuncias por accidentes laborales. Debe personarse y participar en los interrogatorios". Esta es una de las principales conclusiones de la memoria de la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Alicante de 1998 en el apartado referido a las denuncias por accidentes laborales. El informe constata que cuando no interviene el fiscal la instrucción es muy pobre y la causa acaba en archivo no recurrido. La memoria resalta que los accidentes laborales con resultado de muerte han crecido un cien por cien.

En el apartado de las conclusiones, el informe también refleja la necesidad de un fiscal especializado en materia laboral, con carácter exclusivo y preferente, o bien combinado con otro tipo de tarea en la Fiscalía. En la actualidad, la fiscalía de Alicante cuenta con un coordinador con facultades para fijar directrices generales sobre la valoración civil y penal en esta materia. Además, existe un registro especial, por juzgados, de las imprudencias laborales, "aunque el seguimiento de las causas no resulta fácil, especialmente cuando se trata de faltas, ya que la colaboración de los juzgados no siempre se consigue", subraya la memoria. Igualmente, la memoria insiste en que en la instrucción de la causa deben utilizarse las pruebas periciales de la Inspección de Trabajo y del Gabinete Técnico de Seguridad en el Trabajo. "Hay que mantener una relación fluida con dichos organismos", matiza el informe.

Construcción

El informe de la Fiscalía de Alicante indica que la seguridad en el trabajo, ejercitando las acciones penales que procedan, "es un bien jurídico". "El argumento en contra de la mínima intervención del derecho penal en materia de accidentes laborales debe ser rechazado", concluye la memoria.

El informe constata, por otra parte, que en la provincia de Alicante han aumentado alarmantemente los accidentes laborales, sobre todo en la construcción, y han crecido en un cien por cien los accidentes con resultado de muerte. En este apartado, la Fiscalía reconoce que, "desgraciadamente, no suele haber respuesta penal para las imprudencias laborales". "Un porcentaje elevado de los accidentes laborales pasan a engrosar las cifras negras de las estadísticas y no llegan a los juzgados". "Mientras", añade el informe, "aquellas que, escasamente, entran son defectuosamente instruidas y suelen concluir en archivo no recurrido. Ciertamente, son raras las sentencias condenatorias por delitos de esta materia".

Durante el año 1998, la Inspección de Trabajo remitió a la Fiscalía 15 informes por accidentes laborales, de los cuales diez eran con resultado de muerte y los otros cinco muy graves. "Esta cifra es superior a los que se están recibiendo en 1999, debido a que desde que acaece el accidente hasta que se confecciona y remite el informe pasan varios meses", precisa.

De total de los 15 casos, cinco se archivaron directamente, por entender que el accidente fue fortuito o no había responsabilidad penal. Los restantes fueron remitidos a los juzgados de instrucción correspondientes.

De las causas instruidas en 1998, se calificaron cinco, y solamente se dictó una sentencia condenatoria. En la mayoría de los casos se ha conseguido que las compañías de seguros paguen a los familiares de los fallecidos (indemnizaciones que han oscilado en torno a los 25 millones de pesetas).

Con anterioridad a 1998, existían 22 causas registradas por accidentes laborales; 15 con resultado de muerte y 7 muy graves. De las 15 con resultado de muerte, 2 se archivaron; 3 se remitieron a juicios por falta; 4 fueron objeto de calificación por delito, y 6 siguen en tramitación. De las 7 graves, 1 sigue en trámite y 6 pasaron a falta.

En la Comunidad Valenciana se produjeron 43.745 accidentes laborales entre enero y mayo del año en curso, de los 44 fueron mortales, 409 graves y 43.292 leves, según los datos facilitados por el Gobierno central al diputado nacional de Nova Esquerra, Manuel Alcaraz. Por sectores, 15.585 se registraron en servicios, 15.123, en industria; 9.919, en construcción, y 3.118 en el sector agrario.

Para el diputado de Nova Esquerra, estas cifras "demuestran el escandaloso incremento de los accidentes laborales, especialmente acusado en la provincia de Alicante".

Además, Alcaraz subraya que la siniestralidad laboral es especialmente preocupante en el sector de la construcción. NE solicitó la información al Gobierno tras la muerte el pasado junio de un joven en Aspe que carecía de contrato de trabajo. De la respuesta gubernamental se desprende que la empresa de Aspe pudo tener responsabilidad en el accidente del trabajador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de octubre de 1999

Más información

  • La Audiencia dice que las causas en las que no participa el ministerio público fracasan