Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"La guerra civil no ha terminado en España", asegura Buero Vallejo

El dramaturgo estrena "Misión al pueblo desierto", su última obra

Antonio Buero Vallejo, considerado el dramaturgo español vivo más importante, estrena hoy en el Teatro Español, de Madrid, Misión al pueblo desierto, su última obra, dirigida por Gustavo Pérez Puig y Mara Recatero. El montaje, que se ha hecho coincidir con el 50º aniversario del primer estreno de Buero, se sitúa en la guerra civil española, contienda que, según el autor, aún no ha terminado.

El 14 de octubre de 1949 se produjo en el Teatro Español uno de los acontecimientos más importantes de la escena española de la segunda mitad del siglo XX, con el estreno de Historia de una escalera, primera obra de un desconocido autor llamado Antonio Buero Vallejo. El impacto fue tal que por primera y última vez en la historia del teatro español un autor tuvo que salir a saludar no al final del espectáculo o de un acto, sino al terminar una escena.Ese autor, hoy considerado el más importante dramaturgo español vivo, vuelve a estrenar en el mismo escenario su última obra, o comedia, como él llama a sus textos, con los que llegó el realismo social al teatro de la España posterior a la guerra civil.

Una guerra que el autor ha escogido como telón de fondo para su obra Misión al pueblo desierto, protagonizada por Manuel Galiana, en la que ofrece un retrato de algunos personajes que formaron parte de la conocida Junta del Tesoro Artístico, cuyo objetivo era salvar obras de arte. "Es un homenaje a unos hombres para los que había algo que estaba por encima de todas las cosas, que es el arte", dice Buero, que formó parte de uno de estos grupos.

Buero Vallejo, que aprovechó la ausencia de su mujer, la actriz Victoria Rodríguez, en el encuentro con la prensa para fumar "a escondidas", comentó con una voz que a ratos cobraba fuerza y en momentos se difuminaba en un susurro que la guerra civil española aún no ha terminado: "Nuestra sociedad es, actualmente, difícil, encontrada y, a veces, el guerricivilismo se traduce incluso en crímenes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 1999