Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CASO PINOCHET

Thatcher acusa a España de planear un "espectáculo" contra Pinochet

La ex primera ministra británica Margaret Thatcher reapareció ayer en la escena política para salir en defensa del ex dictador chileno Augusto Pinochet, cuya detención calificó de "cruel" e "injusta". En su primer discurso durante un congreso del partido conservador desde que abandonó el poder en 1990, la dama de hierro, que el próximo día 13 cumple 74 años, se unió ayer en Blackpool a parlamentarios chilenos y miembros de su partido para denunciar la situación del senador, de 83 años.

La ex mandataria -en el poder de 1979 a 1990- aseguró que Pinochet ha sido víctima de un "secuestro judicial", en el que "ha colaborado el actual Gobierno laborista" británico. Al general lo acusa la justicia española de 34 delitos de tortura y uno de conspiración para la tortura, presuntamente cometidos durante los últimos quince meses de la dictadura (1973-1990).En opinión de la ex jefa del Gobierno, "no hay pruebas de la participación del senador Pinochet" en los delitos de los que le acusa el juez Baltasar Garzón. "Lo que se planea allí [en España] es un juicio espectáculo, con un resultado predeterminado: irse a morir a una tierra extranjera", afirmó Thatcher, para quien Garzón está asesorado por un "grupo de marxistas".

"No sé ni cuándo ni cómo terminará esta tragedia. Pero lucharemos lo que sea necesario hasta ver la vuelta del senador Pinochet a su propio país", subrayó. "No hay que equivocarse: de lo que trata el caso Pinochet es de una venganza de la izquierda sin justicia para la víctima", añadió.

La ex primera ministra reiteró que Pinochet ayudó a salvar muchas vidas británicas durante la guerra de las islas Malvinas, que enfrentó al Reino Unido y Argentina en 1982. Por primera vez, Thatcher puso un ejemplo concreto de lo ocurrido en la guerra. Durante el conflicto, los radares de la fuerza aérea chilena advertían a Londres de los ataques de la aviación argentina, lo que permitía a los británicos prepararse para la defensa. "Más tarde nos dimos cuenta de lo valiosa que fue esta ayuda porque un día, hacia el final del conflicto, los radares chilenos fueron desconectados para su mantenimiento. Ese mismo día, el martes 8 de junio (1982), un día que llevo en mi corazón, los aviones argentinos atacaron y destruyeron las embarcaciones Sir Galahah y Sir Tristram, con fuertes pérdidas para los nuestros", relató. "Sin el presidente Pinochet, habría habido ciertamente muchas más. Tenemos con él, y con Chile, una gran deuda", agregó.

En su discurso, pronunciado al calor del congreso tory, Thatcher acusó al actual Gobierno laborista de "colaborar con España, cuyo acoso a Gibraltar es un escándalo diario, y trata a nuestros aliados chilenos con desprecio". Thatcher, vestida de azul, intervino en un cine abarrotado de gente, con banderas chilenas por todas partes y una gran foto del general con sus nietos sobre una leyenda que rezaba así: "Liberad a Pinochet, el único preso político del Reino Unido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999

Más información

  • La ex mandataria dice que a Garzón le asesora "un grupo de marxistas"