Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal de EEUU establece que los medios han de pagar por el uso de colaboraciones en Internet

Un tribunal de apelaciones de Nueva York ha establecido que las empresas editoras no pueden incluir en sus ediciones electrónicas los artículos y fotos de sus colaboradores si estos no reciben derechos de autor por esa publicación. La edición electrónica de los artículos puede realizarse cuando los colaboradores son remunerados por nuevos derechos de autor, salvo que los hayan cedido a las empresas editoras. La decisión plantea nuevas reglas de juego en la edición electrónica de algunas de las grandes publicaciones de Estados Unidos.Una sentencia anterior, de inferior rango, había dado la razón a las editoras ante la demanda presentada por un grupo de colaboradores esporádicos de los periódicos The New York Times y Newsday y de la revista Time. La decisión unánime de los tres jueces otorga ahora la victoria judicial a los autores que presentaron la demanda.

La controversia refleja en buena medida la lenta adaptación de las leyes sobre derechos de autor al nuevo mundo electrónico ahora que la mayoría de los grandes periódicos ofrecen el contenido del día en una edición electrónica y los ceden, en ocasiones, a bases de datos.

Las leyes clásicas sobre derechos de autor en EEUU permiten a las editoras de periódicos usar los artículos de sus colaboradores no sólo en la edición diaria en papel sino también en "recopilaciones", una expresión que, entendida en un marco amplio, permitía a las editoras incluir esas colaboraciones en las versiones electrónicas de los periódicos. Lo que dictamina ahora la justicia es que incluir los trabajos en las páginas de Internet no responde al término "recopilación", sino que es un uso más del texto o imagen original, lo cual está sujeto al pago de derechos de autor. Es confuso lo que esta decisión puede suponer en la práctica. Si se agotan los recursos y la decisión judicial llega a ser firme, los periódicos estarían obligados a extraer de sus bases de datos electrónicas y de sus ediciones en Internet todos los trabajos de los colaboradores (los redactores de plantilla habitualmente ceden por contrato a la editora todos los derechos de autor de sus textos). Sin embargo en algunas empresas editoras, como The New York Times, la repercusión puede ser mínima, porque desde hace años existe el sistema de que sus colaboradores ceden los derechos de autor para la edición electrónica de los textos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1999