Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo ratifica una multa de un millón a una discoteca por vender whisky de garrafa

El Tribunal Supremo ha ratificado la multa de un millón de pesetas que la Comunidad de Madrid impuso en 1991 a la discoteca Pirandello por servir a los clientes whisky de garrafa. El alto tribunal, según Efe, rechaza las explicaciones de los empresarios que argumentaron que las botellas encontradas no estaban destinadas al consumo.El Supremo explica que, según quedó probado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, durante una inspección se encontraron tres botellas de whisky que no reunían "las características analíticas del genuino".

El fallo constata que si en el acta levantada "no se hizo manifestación alguna, ni sobre el destino de las botellas, ni sobre el lugar en que se encontraban, es claro que hay que entender que su destino no podía ser otro que el de su consumo".

Aunque el Supremo confirma la multa, admite su recurso y anula la sanción accesoria de "publicidad" que acarreaba la multa, al no haber concurrido las circunstancias de riesgo para la salud o reincidencia.

La discoteca Pirandello, situada en la calle de la Princesa, cerrró en 1995. Durante varios años fue una de las salas de mayor éxito en Madrid por sus espectáculos y fiestas. Los propietarios traspasaron el negocio a otra empresa en 1996.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1999