Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CDU cree que la guerra de Kosovo cambió el papel de Alemania

Alemania se ha incorporado de nuevo a la comunidad occidental como socio con igualdad de derechos por medio de su intervención en la guerra de Kosovo, según manifestó ayer el presidente de la Unión Cristiana Democrática (CDU), Wolfgang Schäuble, quien subrayó el enorme carácter simbólico del acontecimiento en la historia de Alemania.

En una intervención en la segunda jornada de un simposio organizado por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung con la colaboración de EL PAÍS y Le Monde, Wolfgang Schäuble realizó un brillante análisis de los diez años transcurridos desde la reunificación de Alemania. El sucesor de Helmut Kohl al frente de la CDU destacó dos acontecimientos de esta década: la intervención del Ejército alemán en la reciente guerra de Kosovo y la creación del euro como nueva moneda única europea.La intervención en Kosovo supone la normalización del país y el fin del papel que Alemania se ha visto obligada a desempeñar a causa de su Historia. Schäuble comparó la aceptación equilibrada y tranquila de la guerra de Kosovo por parte de la población con las emociones de rechazo que había provocado la guerra del Golfo, pese a su justificación desde el punto de vista del derecho internacional.

Con todo, admitió que entre el Este y el Oeste de Alemania había habido diferencias a la hora de valorar el conflicto. Éstas, dijo, son comprensibles "debido al abuso" de los dirigentes comunistas de la RDA (República Democrática Alemana) a la hora de utilizar su Ejército y la falta de una discusión abierta en aquel país sobre el papel de Alemania en el mundo sobre el telón de fondo de su propia historia.

Schäuble calificó el nacimiento del euro como el paso más importante hacia la integración europea desde la firma del Tratado de Roma, en 1957. Afirmó también que el euro ha sido una "pesada carga psicológica" para los alemanes del Este.

Según Schäuble, Alemania ha vuelto a ocupar su espacio en el centro de Europa. El político señaló que Alemania debe mantenerse en medio ("in der Mitte"), pero no en el centro (Zentrum).

Tras la reunificación, Alemania tuvo que concentrarse primero sobre sí misma. Durante la primera mitad de los noventa, la prioridad del país fue superar las consecuencias de la unificación entre dos sistemas económicos que se habían desarrollado de forma hostil o distanciada.

Aún hoy, las encuestas señalan que el Este del país sigue dando preferencia a la igualdad, mientras el Oeste prefiere la libertad. Alemania se encuentra, sin embargo, en un proceso dinámico que "puede cambiar de nuevo más deprisa de lo que quisiéramos".

Menos regulaciones

El político se refirió a la dificultad de crear en la práctica un sistema con más margen de maniobra y de responsabilidad y menos regulaciones. Los problemas, en su opinión, están causados, en parte, por la falta de políticos capaces de comprender los valores básicos y que infundan confianza en la población.

Schäuble tuvo que admitir que no se habían confirmado sus esperanzas de que el cambio de sistema en la antiguaRDA pusiera en marcha un proceso de liberalización en toda Alemania.

El presidente de los democristianos dijo haber confiado en que "los espacios de libertad en los nuevos Estados federados alemanes crearían un dinamismo" capaz de contrarrestar la excesiva carga burocrática acumulada en Alemania Occidental durante 40 años. "Por desgracia, me equivoqué", señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1999

Más información

  • El líder democristiano respalda al euro