La nueva policía de Kosovo contará con 5.000 hombres y sólo 200 fusiles de asalto

La firma del acuerdo de disolución del Ejército de Liberación de Kosovo (ELK) y su reconversión en un Cuerpo de Protección de Kosovo (CPK), logrado en la noche del lunes en Pristina, deja abierta la duda sobre el carácter civil o paramilitar del nuevo órgano. El CPK tendrá misiones de defensa civil, constará de 5.000 efectivos y dispondrá por lo menos de 200 fusiles de asalto Kaláshnikov. La respuesta de Belgrado a la firma del acuerdo en Pristina ha sido contundente y anunció la reacción "con todos los medios" contra lo que considera una violación de su soberanía.

En el parto del acuerdo tuvo una actuación decisiva el comandante supremo de la OTAN, el general norteamericano Wesley Clark, quien consiguió convencer a los comandantes de la guerrilla kosovar para que aceptasen firmar. El régimen de Belgrado ha condenado el acuerdo por considerar que perpetúa al ELK bajo otra etiqueta.La reconversión de la guerrilla independentista de Kosovo en un cuerpo de protección civil ha sacado a relucir las tensiones entre el ELK y la comunidad internacional y desencadenó las iras de Belgrado. Tras el aplazamiento de 48 horas, al fin se firmó. Clark, el general británico Mike Jackson, que manda la fuerza de paz para Kosovo (Kfor), el representante de la ONU para Kosovo, Bernard Kouchner, y los jefes militar, Agim Ceku, y político, Hashim Taci, del ELK, juntaron sus manos en señal de acuerdo sobre la disolución del ELK.

Entre bastidores se había librado una batalla y se ajustaron varias cuentas pendientes. El general norteamericano Clark pudo dejar de manifiesto que su presencia y conversaciones con varios jefes militares del ELK era imprescindible para lograr la firma. Algo que no había podido conseguir el general británico Jackson, que en su día se había negado a obedecer la orden de Clark de tomar el aeropuerto de Pristina, ocupado por una avanzadilla de tropas rusas. Con el retraso en la firma, Taci y los duros del ELK dejaron en evidencia a Kouchner, a quien habían acusado de comportarse como un "rey de Kosovo". El jefe militar del ELK, Ceku, pasará a mandar el CPK. Taci ha expresado su intención de dirigir un partido político para luchar por la independencia de Kosovo.

El CPK tendrá tareas de protección civil y la comunidad internacional insiste en este carácter. El secretario general de la OTAN, el español Javier Solana, calificó de "hito para coronar los esfuerzos de la comunidad internacional en la implantación de la paz en Kosovo. A partir de hoy el ELK ha dejado de existir como una organización paramilitar estructurada". Añadió Solana: "Todos los que no respeten los acuerdos de desmilitarización serán tratados con la máxima severidad por las fuerzas de Kfor. Todas las armas no autorizadas serán confiscadas".

Los guerrilleros del ELK quieren que el CPK sirva de núcleo para un futuro Ejército de un Kosovo independiente. Esto contradice los objetivos fijados por la comunidad internacional. La respuesta de Belgrado al acuerdo de reconversión del ELK no se hizo esperar. El ministro de Justicia leyó ayer en televisión un comunicado en el que dice que el acuerdo tendrá consecuencias negativas imprevisibles para la paz en Kosovo".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción