Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE e IU responsabilizan al consejero de Medio Ambiente de la "magnitud del desastre"

"Los cortafuegos no tenían la anchura suficiente como para detener el fuego. Si hubieran sido más amplios, las llamas no hubieran avanzado tanto". Así lo ha reconocido el alcalde de San Lorenzo de El Escorial (11.000 habitantes), José Luis Fernández Quejo, del PP, después de que las llamas devastaran 450 hectáreas del monte Abantos este fin de semana. Izquierda Unida y el PSOE responsabilizan al consejero de Medio Ambiente, Carlos Mayor Oreja, del PP, de "la magnitud del desastre ecológico que causó el fuego"; entre otros motivos, por haber descuidado la limpieza del paraje.

El barranco de la Solana, dentro del monte Abantos, era una zona cálida, soleada y protegida por un denso pinar; un paraje escogido por las hembras de los corzos para parir sus crías. Ahora es un desierto de ceniza, con árboles calcinados. Un bosque inerte, en el que sólo se ve alguna paloma torcaz. Los pinares de Abantos son producto de una reforestación del monte de hace medio siglo, el mismo tiempo que tardará en recuperarse la zona tras el devastador incendio del fin de semana.El "desastre ecológico", según lo calificó el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón, del PP, que causaron las llamas pudo ser menor. El alcalde de San Lorenzo de El Escorial, José Luis Fernández Quejo, admitió en la madrugada del sábado que los cortafuegos del bosque no tenían la anchura suficiente como para frenar el incendio, informa A esta lamentación se le une la crítica de la oposición regional. Izquierda Unida y el PSOE coinciden en apuntar a un máximo responsable: el consejero de Medio Ambiente.

El presidente de la Federación Socialista Madrileña, Jaime Lissavetzky, criticó ayer la política medioambiental del consejero: "El monte Abantos no se limpiaba desde hace dos años y la maleza acumulada ha servido como combustible para propagar el fuego. No cabe duda de que la magnitud del desastre ecológico del incendio es responsabilidad del consejero por descuidar la limpieza del monte. Los cortafuegos estaban llenos de maleza y piñas secas. Así es imposibles que frenen las llamas", señaló. "Ya advertimos en su día de que la privatización de las cuadrillas forestales iba a tener consecuencias negativas para nuestros montes. Y así ha quedado demostrado con este fuego", añadió. Lissavetzky afirma que hace cuatro años los socialistas solicitaron la construcción de un helipuerto en la base de bomberos de El Escorial, que dista unos cuatro kilómetros del lugar donde comenzó el siniestro. "La base de El Escorial está infradotada en proporción con la superficie forestal de los 16 municipios que tiene que cubrir. Es evidente que hay que proveerla de más medios", concluyó.

Mayor Oreja respondió ayer a Lissavetzky. "Hemos invertido 301 millones de pesetas en la prevención de incendios sólo en ese monte desde 1995. Más del triple de lo que invirtieron los socialistas cuando gobernaban la Comunidad", afirmó el consejero.

Izquierda Unida y el PSOE solicitan la comparecencia de Mayor Oreja ante la Asamblea regional para dar explicaciones sobre la actuación de los bomberos y de cómo se coordinaron las labores de extinción en el monte Abantos.

Lissavetzky afirmó ayer que los 300 millones de pesetas que ha prometido Ruiz-Gallardón para la recuperación de la zona calcinada "llegan tarde y debían de haberse invertido durante el invierno en las tareas de prevención más que en las de reacción. Las cuadrillas forestales se quedan sin efectivos en invierno y no dan abasto para limpiar los bosques".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 1999

Más información

  • El alcalde de San Lorenzo admite que los cortafuegos del monte Abantos eran insuficientes