Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Manuel Iborra convierte en cine un monólogo teatral de Fernán-Gómez

El cineasta y el actor estrenan el viernes su filme 'Pepe Guindo'

Manuel Iborra asegura que escribió el guión de Pepe Guindo (un monólogo de casi hora y media sobre los recuerdos de un viejo músico) pensando que jamás se rodaría. Y Fernando Fernán-Gómez, su actor, aceptó el proyecto pensando que jamás se haría, o que, si se hacía, jamás se estrenaría. Este viernes, sin embargo, Pepe Guindo se estrenará. Un homenaje al teatro, a la voz de un actor y al padre de Iborra, un agente comercial que cada semana llevaba a su hijo al cine y que de todos los actores prefería a uno: Fernando Fernán-Gómez.

"Mi padre decía: en España hay actores muy buenos, y luego está Fernando Fernán-Gómez". "Yo, de niño", añade el director, "pensaba que Fernando era un actor extranjero. No sé, quizá porque era rubio o porque siempre parecía que miraba todo con asombro". El cineasta afirma que escribió el guión de Pepe Guindo y lo guardó hasta que su esposa, la actriz Verónica Forqué, lo leyó y le animó para que se lo enviara a Fernán-Gómez, el único actor, según Iborra, que podía mantener en pie, con su voz y su presencia, una película así. Fernán-Gómez le contestó: decía que sí al proyecto, pero porque sabía que jamás se haría. "Cuando se rodó la película, Fernando decía que entonces jamás se estrenaría, y ahora que se estrena dice que vale, pero nadie irá a verla" . Para Fernán- Gómez, y según un texto que ha escrito para este filme, Pepe Guindo es el "texto cinematográfico más bello" que ha leído nunca. El actor añade que se trata del personaje más "intenso" de su carrera, un personaje "por encima de sus fuerzas, el más complejo, el más largo, el más alejado de mi modo de ser, de mi carácter y de mis conocimientos". "Considero esta película una aventura, porque ninguna de las 160 películas en las que he intervenido se parece a ella". El actor, que contesta por fax a las preguntas, añade que si alguien piensa que se trata de un personaje autobiográfico es algo que él "no puede" aclarar, quizá el director, que escribió el guión, pero no él. Para Iborra, su personaje, Pepe Guindo, está a mitad de camino entre su padre y Fernán-Gómez, y entre ellos y muchos viejos músicos que ha conocido.Pepe Guindo es la historia de un actor que representa en la noche de su estreno el monólogo de un viejo músico que repasa su vida y sus recuerdos tras recibir la llamada de un productor y un director de cine que quieren hacer una película sobre su vida. Un monólogo de casi hora y media, en el que la cámara entra en el escenario y en el propio monólogo. "El monólogo es una convención dentro de esa otra convención que es el teatro. Yo no he rodado una obra teatral, es teatro convertido en cine". Iborra cita La muerte de un viajante, de Schlöndorff, o el Tío Vania, de Malle, como películas que comparten su vocación teatral, que incluso están rodadas en un teatro, pero que son cine.

Pepe Guindo se rodó en un viejo teatro de Madrid, pero el escenario sólo aparece al principio y al final de la representación. Fernán-Gómez memorizó la hora y media de monólogo durante casi tres meses de trabajo; luego, durante el rodaje, jamás improvisó ni una línea. Para el actor, cuenta Iborra, lo importante era memorizar el guión para luego olvidarlo, y así dar la impresión de que el personaje no recita, sino que sólo recuerda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de agosto de 1999